Modo de vida y remedios caseros

Escrito por personal de Mayo Clinic

En la mayoría de los casos, una enfermedad mental no mejorará si la tratas tú solo sin atención profesional. Pero puedes hacer algunas de las cosas en las que se basará tu plan de tratamiento:

  • Apégate a tu plan de tratamiento. No faltes a las sesiones de terapia. Incluso si te sientes mejor, no dejes de tomar tus medicamentos. Si lo haces, los síntomas volverán. Y podrías tener síntomas parecidos a los de la abstinencia si suspendes tu medicamento tan repentinamente. Si tienes efectos secundarios molestos por el medicamento u otros problemas con el tratamiento, habla con tu médico antes de hacer algún cambio.
  • Evita el consumo de alcohol y drogas. El consumo de alcohol o drogas recreativas puede dificultar el tratamiento de una enfermedad mental. Si eres adicto, dejarlo será un verdadero reto. Si no puedes hacerlo solo, consulta a tu médico o encuentra un grupo de apoyo para que te ayuden.
  • Mantente activo. El ejercicio puede ayudarte a controlar los síntomas de depresión, estrés y ansiedad. La actividad física también puede contrarrestar los efectos de algunos medicamentos psiquiátricos que podrían causar aumento de peso. Considera caminar, nadar, hacer jardinería o cualquier forma de actividad física que disfrutes. Incluso la actividad física ligera puede hacer la diferencia.
  • No tomes decisiones importantes cuando tus síntomas sean graves. Evita tomar decisiones cuando los síntomas de tu enfermedad mental sean muy profundos, ya que es posible que no puedas pensar claramente.
  • Determina prioridades. Puedes reducir el impacto de tu enfermedad mental manejando tu tiempo y energía. Reduce tus obligaciones cuando sea necesario y establece metas razonables. Date permiso para hacer menos cuando los síntomas sean peores. Puede serte útil hacer una lista de tareas diarias o usar una agenda para estructurar tu tiempo y seguir organizado.
  • Aprende a adoptar una actitud positiva. Enfocarte en las cosas positivas de la vida puede mejorarla e incluso mejorar tu salud. Trata de aceptar los cambios cuando ocurran y mantén los problemas en perspectiva. Las técnicas para el control del estrés, incluyendo métodos de relajación, pueden ser útiles.
Oct. 13, 2015