La ectasia de los conductos mamarios ocurre cuando un conducto galactóforo debajo del pezón se ensancha, las paredes del conducto se engrosan y el conducto se llena de líquido. El conducto galactóforo puede bloquearse u obstruirse con una sustancia espesa y pegajosa. El trastorno a menudo no causa síntomas, aunque algunas mujeres pueden presentar secreción por el pezón, sensibilidad en la mama o inflamación del conducto obstruido (mastitis periductal).

La ectasia de los conductos mamarios se presenta con mayor frecuencia en mujeres premenopáusicas (entre los 45 y los 55 años), aunque también puede ocurrir luego de la menopausia. En ocasiones, la enfermedad mejora sin tratamiento. Si los síntomas persisten, es posible que necesites antibióticos o una cirugía para extraer el conducto galactóforo afectado.

Si bien es normal preocuparse sobre cualquier cambio en las mamas, la ectasia de los conductos mamarios y la mastitis periductal no son factores de riesgo de cáncer de mama.

May 01, 2015