El lugar donde vives o a dónde vas de vacaciones puede afectar tus probabilidades de padecer la enfermedad de Lyme. Del mismo modo, tu profesión y las actividades al aire libre de las que disfrutas también pueden hacerlo. Los factores de riesgo más frecuentes para la enfermedad de Lyme comprenden los siguientes:

  • Pasar tiempo en zonas boscosas o cubiertas de hierbas. En los Estados Unidos, las garrapatas de los ciervos son más frecuentes en las regiones noreste y central, donde hay zonas densamente boscosas en las que se desarrolla este tipo de garrapatas. Los niños que pasan mucho tiempo al aire libre en esas regiones están especialmente en riesgo. Los adultos que tienen ocupaciones al aire libre también corren un riesgo mayor.

    En las primeras dos etapas de la vida, las garrapatas de los ciervos en los Estados Unidos se alimentan de ratones o de otros roedores, que son una reserva importante para las bacterias de la enfermedad de Lyme. Las garrapatas de los ciervos adultas se alimentan principalmente del ciervo de cola blanca.

  • Tener la piel expuesta. Las garrapatas se adhieren fácilmente a la piel desnuda. Si estás en una zona en la que las garrapatas son frecuentes, protégete y protege a tus hijos usando prendas de mangas largas y pantalones largos. No permitas que tus mascotas deambulen entre las hierbas y el pasto alto.
  • No quitar las garrapatas de manera inmediata o adecuada. Las bacterias que provienen de una picadura de garrapata pueden ingresar al torrente sanguíneo si esta permanece adherida a la piel durante 36 a 48 horas o más. Si te quitas una garrapata dentro de los dos días, el riesgo de contraer la enfermedad de Lyme es bajo.
April 03, 2016