No hay dos casos de lupus exactamente iguales. Los signos y síntomas pueden ser repentinos o desarrollarse lentamente, pueden ser leves o intensos, y temporales o permanentes. La mayoría de las personas con lupus tiene una enfermedad leve que se caracteriza por tener episodios —denominados «brotes»— en los que los signos y síntomas empeoran durante un tiempo, después mejoran o incluso desaparecen por completo durante una época.

Los signos y síntomas de lupus que tengas dependerán de los sistemas del cuerpo que se ven afectados por la enfermedad. Los signos y síntomas más frecuentes son los siguientes:

  • Fatiga y fiebre
  • Dolor articular, rigidez e hinchazón
  • Una erupción en forma de mariposa en el rostro que puede abarcar las mejillas y el puente de la nariz
  • Lesiones que aparecen en la piel o que empeoran con la exposición al sol (fotosensibilidad)
  • Dedos de los pies y de las manos que se vuelven blancos o azules cuando se exponen al frío o durante situaciones de estrés (fenómeno de Raynaud)
  • Dificultad para respirar
  • Dolor en el pecho
  • Ojos secos
  • Dolor de Cabeza, desorientación y pérdida de memoria

Cuándo consultar al médico

Consulta con tu médico si desarrollas una erupción cutánea sin causa aparente, fiebre continua, dolor persistente o fatiga.

Nov. 18, 2014