La inflamación causada por el lupus puede afectar diversas partes del cuerpo, como las siguientes:

  • Riñones. El lupus puede causar daño renal grave, y la insuficiencia renal es una de las principales causas de muerte en personas que padecen lupus. Los signos y síntomas de los problemas renales pueden comprender picazón generalizada, dolor de pecho, náuseas, vómitos e hinchazón en las piernas (edema).
  • El cerebro y el sistema nervioso central. Si el lupus afecta el cerebro, puedes tener dolores de cabeza, mareos, cambios en el comportamiento, alucinaciones e, incluso, accidentes cerebrovasculares o convulsiones. Muchas personas que padecen lupus experimentan problemas de memoria y pueden tener dificultad para expresar sus pensamientos.
  • La sangre y los vasos sanguíneos. El lupus puede ocasionar problemas en la sangre, como anemia y un mayor riesgo de tener sangrado o coágulos sanguíneos. También puede causar la inflamación de los vasos sanguíneos (vasculitis).
  • Los pulmones. Tener lupus aumenta las probabilidades de que desarrolles una inflamación en el recubrimiento de la cavidad torácica (pleuritis), que puede dificultar la respiración. También puedes ser más propenso a la neumonía.
  • El corazón. El lupus puede causar la inflamación del músculo cardíaco, las arterias o la membrana del corazón (pericarditis). También aumenta mucho el riesgo de padecer una enfermedad cardiovascular y de tener ataques cardíacos.

Otros tipos de complicaciones

Tener lupus también aumenta el riesgo de tener lo siguiente:

  • Infección. Las personas que padecen lupus son más propensas a las infecciones porque tanto la enfermedad como sus tratamientos debilitan el sistema inmunitario. Las infecciones que afectan con mayor frecuencia a las personas que padecen lupus son la infección urinaria, las infecciones respiratorias, la candidosis vaginal, la salmonela, el herpes y el herpes zóster.
  • Cáncer. Al parecer, tener lupus aumenta el riesgo de padecer cáncer.
  • Muerte del tejido óseo (necrosis avascular). Esto se produce cuando el suministro de sangre a un hueso disminuye, lo que, en general, provoca fracturas diminutas en el hueso y, tarde o temprano, su colapso. La articulación de la cadera se ve afectada en la mayoría de los casos.
  • Complicaciones en el embarazo. Las mujeres que padecen lupus tienen un mayor riesgo de tener un aborto. El lupus aumenta el riesgo de tener presión arterial alta durante el embarazo (preeclampsia) y un parto prematuro. Para reducir el riesgo de estas complicaciones, por lo general, los médicos recomiendan retrasar el embarazo hasta que la enfermedad esté controlada durante, al menos, seis meses.
Nov. 18, 2014