Los tratamientos alternativos y complementarios contra el cáncer de pulmón no pueden curar el cáncer. Pero, por lo general, estos tratamientos se pueden combinar con la atención médica para ayudar a aliviar los signos y síntomas.

El médico puede ayudarte a analizar los riesgos y los beneficios de los tratamientos alternativos y complementarios.

El American College of Chest Physicians (Colegio Estadounidense de Médicos Especializados en Tórax) recomienda que las personas con cáncer de pulmón tengan en cuenta las siguientes terapias:

  • Acupuntura. Durante una sesión de acupuntura, un médico capacitado inserta pequeñas agujas en puntos específicos de tu cuerpo. La acupuntura puede aliviar el dolor y los efectos secundarios del tratamiento oncológico, como las náuseas y los vómitos, pero no existen pruebas de que tenga algún efecto en el cáncer.

    La acupuntura puede ser segura cuando la realiza un acupunturista certificado. Pídele al médico que te recomiende a alguien de tu zona. Sin embargo, la acupuntura no es segura si tienes un bajo recuento de células sanguíneas o si tomas anticoagulantes.

  • Hipnosis. La hipnosis es un tipo de terapia que te coloca en un estado parecido a un trance que puede resultar relajante. La hipnosis habitualmente la realiza un terapeuta que te guía con ejercicios de relajación y te pide que te concentres en pensamientos placenteros y positivos. La hipnosis puede disminuir la ansiedad, las náuseas y el dolor en personas con cáncer.
  • Masajes. Durante una sesión de masajes, el masoterapeuta usa las manos para aplicar presión sobre la piel y los músculos. El masaje puede ayudar a aliviar la ansiedad y el dolor en las personas con cáncer. Algunos masoterapeutas están especialmente capacitados para trabajar con personas que tienen cáncer.

    Pídele al médico los nombres de los masoterapeutas de tu comunidad. El masaje no debería doler. El masoterapeuta no debería hacer presión cerca de la zona del tumor ni sobre las heridas quirúrgicas. Evita los masajes si el recuento de células sanguíneas es bajo o si estas tomando anticoagulantes.

  • Meditación. La meditación es un momento de reflexión en silencio en el cual te concentras en una cosa, como una idea, una imagen o un sonido. La meditación puede disminuir el estrés y mejorar la calidad de vida de las personas con cáncer. La meditación se puede hacer solo, o quizás haya instructores en tu comunidad. Pide recomendaciones a tu equipo de atención médica o a amigos y familiares.
  • Yoga. El yoga combina movimientos de estiramiento suaves con respiración profunda y meditación. El yoga puede ayudar a las personas con cáncer a dormir mejor. El yoga en general es seguro cuando lo enseña un instructor capacitado, pero no realices ningún movimiento que produzca dolor o que no se sienta cómodo. Muchos centros de acondicionamiento físico ofrecen clases de yoga. Pide opiniones a tus amigos y familiares acerca de las clases de yoga a las cuales asisten.
Sept. 25, 2015