Análisis y diagnósticos

Escrito por personal de Mayo Clinic

Durante la exploración física, el médico podría poner las piernas de tu hijo en distintas posiciones para verificar la amplitud de movimiento y para ver si alguna de las posiciones causa dolor.

Pruebas de diagnóstico por imágenes

Esta clase de pruebas es vital para diagnosticar la enfermedad de Legg-Calve-Perthes y puede comprender:

  • Radiografías. Es posible que las radiografías iniciales se vean normales porque pueden pasar uno o dos meses después del comienzo de los síntomas antes de que el daño vinculado a la enfermedad de Legg-Calve-Perthes sea evidente en las radiografías. Probablemente el médico recomiende varias radiografías a medida que pasa el tiempo, para controlar el avance de la enfermedad.
  • Imágenes por resonancia magnética (RM). Esta tecnología utiliza ondas de radio y un campo magnético fuerte para brindar imágenes muy detalladas de los huesos y los tejidos blandos del cuerpo. A menudo, la RM puede visualizar el daño óseo causado por la enfermedad de Legg-Calve-Perthes con más claridad que las radiografías.
  • Gammagrafía ósea. En esta prueba se inyecta una pequeña cantidad de material radioactivo en una vena. El material es atraído hacia las zonas donde el hueso se está degradando y recomponiendo rápidamente, por lo tanto estas zonas se ven en las imágenes resultantes de la exploración.
May 30, 2014