Modo de vida y remedios caseros

Escrito por personal de Mayo Clinic

Mediante algunos métodos de prueba y error, podrá predecir la respuesta de su cuerpo a diferentes alimentos con lactosa y determinar qué cantidad puede comer o beber sin sentir molestias. Pocas personas tienen una intolerancia a la lactosa tan grave que se ven obligadas a eliminar todos los productos lácteos y tener cuidado con los alimentos no lácteos o los medicamentos que contienen lactosa.

Mantener una buena alimentación

Reducir los productos lácteos no significa que no puedas obtener el calcio suficiente. El calcio se encuentra en muchos otros alimentos, tales como los siguientes:

  • Brócoli
  • Productos fortificados con calcio, como panes y jugos
  • Salmón enlatado
  • Sustitutos de la leche, como leche de soja y de arroz
  • Naranjas
  • Frijoles pintos
  • Ruibarbo
  • Espinaca

Asimismo, asegúrate de obtener suficiente vitamina D, la que se suele proporcionar en la leche fortificada. Los huevos, el hígado y el yogur también contienen vitamina D, y el cuerpo genera vitamina D cuando pasa tiempo al sol. Incluso sin restringir los alimentos lácteos, muchas personas adultas no obtienen suficiente vitamina D. Consulta con tu médico sobre el consumo de vitamina D y de suplementos de calcio para asegurarte de ello.

Reducir el consumo de productos lácteos

La mayoría de las personas con intolerancia a la lactosa pueden disfrutar de algunos productos lácteos sin padecer síntomas. Es posible aumentar la tolerancia a los productos lácteos si se los incorpora gradualmente en la dieta. Algunas personas descubren que pueden tolerar productos lácteos enteros, como leche y quesos enteros, más fácilmente que los productos lácteos sin grasa o con contenido graso reducido.

Estas son algunas maneras de cambiar tu dieta para minimizar los síntomas de la intolerancia a la lactosa:

  • Elige porciones más pequeñas de lácteos. Bebe pequeñas porciones de leche de a sorbos, hasta 4 onzas (118 mililitros) por vez. Cuanto más pequeña sea la porción, menos probabilidades tendrá de que cause problemas gastrointestinales.
  • Reserva la leche para las comidas. Bebe leche junto con otros alimentos. Esto desacelera el proceso digestivo y puede reducir los síntomas de la intolerancia a la lactosa.
  • Prueba consumir varios productos lácteos diferentes. No todos los productos lácteos tienen la misma cantidad de lactosa. Por ejemplo, los quesos duros, como el queso suizo o el cheddar, tienen pequeñas cantidades de lactosa y no suelen provocar síntomas. Es probable que toleres los productos lácteos cultivados, como el yogur, porque las bacterias que se utilizan en el proceso de cultivo producen naturalmente la enzima que descompone la lactosa.
  • Compra productos con contenido reducido de lactosa o sin lactosa. Podrás encontrar estos productos en la mayoría de los supermercados, en la sección de lácteos refrigerados.
  • Toma tabletas o gotas de enzima lactasa. Las tabletas o las gotas de venta libre que contienen la enzima lactasa (como Dairy Ease, Lactaid y otros) pueden ayudarte a digerir los productos lácteos. Puedes tomar los comprimidos antes de una comida o un bocadillo. O bien, puedes agregar las gotas a un cartón de leche. Estos productos no ayudan a todas las personas con intolerancia a la lactosa.
Sept. 02, 2016