Los huesos individuales (vértebras) que conforman una columna vertebral sana parecen cilindros apilados en un pilar. La cifosis ocurre cuando las vértebras de la parte superior de la espalda tienen forma de cuña. Diversos problemas pueden dar lugar a estar deformidad, entre ellos:

  • Osteoporosis. Este trastorno que produce el adelgazamiento de los huesos puede provocar aplastamiento vertebral (fracturas por compresión). La osteoporosis se presenta con más frecuencia en adultos, sobre todo en mujeres, y en personas que reciben dosis altas de corticoesteroides durante períodos extensos.
  • Degeneración de los discos. Los discos suaves de forma circular actúan como amortiguadores entre las vértebras de la columna. Con la edad, esos discos se secan y se encogen, lo que suele empeorar la cifosis.
  • Enfermedad de Scheuermann. También denominada «cifosis de Scheuermann», esta enfermedad normalmente comienza durante el período de crecimiento («estirón») anterior a la pubertad. En general, tiene mayor incidencia en niños que en niñas. La curvatura de la espalda puede empeorar cuando el niño finaliza el período de crecimiento.
  • Defectos congénitos. Si la columna vertebral de un niño no se forma bien en el útero, las vértebras pueden formarse de manera incorrecta, lo que provoca la cifosis.
  • Síndromes. La cifosis en niños también puede estar asociada a ciertos síndromes, como el síndrome de Marfan o la enfermedad de Prader-Willi.
  • Cáncer y tratamientos oncológicos. El cáncer que afecta la columna vertebral puede debilitar las vértebras, al igual que la quimioterapia y los tratamientos oncológicos con radiación, y hacerlas más propensas a sufrir fracturas por compresión.

Encorvarse también puede causar una curva más pronunciada en la parte superior de la columna vertebral. Conocida como «cifosis postural», esta afección no implica ninguna deformidad de la columna vertebral. Se presenta con mayor frecuencia en los adolescentes.

June 06, 2014