La artritis reumatoide juvenil puede provocar varias complicaciones graves. Pero vigilar con atención la enfermedad de tu hijo y buscar atención médica adecuada pueden reducir mucho el riesgo de experimentar las siguientes complicaciones:

  • Problemas oculares. Algunos tipos de artritis reumatoide juvenil pueden causar inflamación ocular (uveítis). Si esta afección se deja sin tratar, podría provocar cataratas, glaucoma e incluso ceguera.

    La inflamación ocular a menudo se manifiesta sin síntomas; por ello, es importante que un oftalmólogo examine periódicamente a los niños con artritis reumatoide juvenil.

  • Problemas de crecimiento. La artritis reumatoide juvenil puede interferir en el crecimiento y desarrollo óseo (de los huesos) de tu hijo. Algunos medicamentos utilizados para tratar la artritis reumatoide juvenil, principalmente los corticoesteroides, también pueden inhibir el crecimiento.
Oct. 17, 2014