Diagnóstico

Las pruebas y los procedimientos que se usan para diagnosticar la obstrucción intestinal incluyen lo siguiente:

  • Examen físico. El médico te preguntará tu historia clínica y tus síntomas. El médico también realizará un examen físico para evaluar tu situación. El médico puede sospechar que tienes una obstrucción intestinal si tu abdomen está hinchado o doloroso con la palpación, o si hay un bulto en el abdomen. Es posible que el médico escuche los sonidos del intestino con un estetoscopio.
  • Radiografía. Para confirmar un diagnóstico de obstrucción intestinal, es posible que tu médico recomiende realizar una radiografía. No obstante, algunos casos de obstrucción intestinal no se pueden ver con una radiografía estándar.
  • Tomografía computarizada (TC). Una exploración por tomografía computarizada es una serie de radiografías tomadas desde diferentes ángulos para generar imágenes transversales. Estas imágenes son más detalladas que una radiografía estándar y es más probable que muestre una obstrucción intestinal.
  • Ecografía. Generalmente, cuando hay una obstrucción intestinal en un niño, se suele preferir realizar ecografías. En los niños con invaginación intestinal, una ecografía normalmente muestra un «centro», que representa el intestino enrollado dentro del intestino.
  • Enema de bario o aire. Un enema de bario o aire es básicamente un diagnóstico por imágenes mejorado del colon que se puede realizar cuando se sospecha de determinadas causas de obstrucción. Durante el procedimiento, el médico colocará aire o bario líquido en el colon a través del recto. En el caso de invaginación intestinal en un niño, un enema de bario o aire puede solucionar el problema en la mayoría de los casos, sin necesidad de otro tratamiento.

Tratamiento

El tratamiento para la obstrucción intestinal depende de cuál sea la causa de tu afección, pero por lo general requiere hospitalización.

Hospitalización para estabilizar tu estado

Cuando llegas al hospital, lo primero que harán los médicos es estabilizarte para que puedas someterte al tratamiento. Este proceso puede incluir:

  • Una vía intravenosa que se coloca en una vena del brazo para poder suministrar líquidos
  • Un tubo nasogástrico que se coloca por la nariz y llega al estómago para retirar el aire y los líquidos, y para aliviar la hinchazón abdominal
  • Un tubo delgado y flexible (catéter) que se coloca en la vejiga para drenar la orina y acumularla para someterla a análisis

Tratamiento de la intususcepción

Un enema con aire o bario (medio de contraste) se utiliza como procedimiento de diagnóstico y tratamiento para niños con intususcepción (invaginación intestinal). Si el enema funciona, por lo general no hace falta continuar con el tratamiento.

Tratamiento para la obstrucción parcial

Si tienes una obstrucción pero, aun así algo de alimentos y líquidos puede pasar (obstrucción parcial), es posible que no necesites otro tratamiento después de que te hayan estabilizado. Tu médico te puede recomendar una dieta especial con baja cantidad de fibras para que el intestino parcialmente obstruido pueda procesar con mayor facilidad. Si la obstrucción no desaparece, puede necesitar cirugía para liberarla.

Tratamiento de una obstrucción total

Por lo general, si no puede pasar nada por tu intestino, necesitarás cirugía para liberar la obstrucción. El procedimiento a realizar dependerá de la causa de la obstrucción y de la porción del intestino que esté afectada. Normalmente, la cirugía implica eliminar la obstrucción, así como cualquier porción de tu intestino que esté muerta o dañada.

Como una alternativa, tu médico puede recomendar tratar la obstrucción con un stent metálico autoexpandible. La sonda de malla metálica se inserta en el colon con un endoscopio a través de tu boca o del colon. Esto abre el colon de manera que la obstrucción se pueda despejar.

Los stents generalmente se usan para tratar el cáncer de colon o para proporcionar alivio temporal a personas para quienes la cirugía de urgencia es demasiado riesgosa. Una vez que tu afección esté estabilizada, es posible que aún necesites cirugía.

Tratamiento de la seudoobstrucción

Si el médico determina que la causa de los signos y síntomas es una seudoobstrucción (íleo paralítico), es posible que supervise la afección durante algunos días en el hospital y brinde un tratamiento si conoce la causa. El íleo paralítico puede mejorar por sí solo. Mientras tanto, probablemente recibas alimentos a través de un tubo nasal o vía intravenosa para evitar la desnutrición.

Si el íleo paralítico no mejora por sí solo, el médico puede recetarte medicamentos que provocan contracciones musculares, lo que puede ayudar a trasladar los alimentos y líquidos por los intestinos. Si la causa del íleo paralítico es una enfermedad o un medicamento, el médico tratará la enfermedad subyacente o suspenderá el medicamento. En raras ocasiones, es necesario realizar una cirugía para retirar una parte del intestino.

En los casos donde el colon se agrandó, existe un tratamiento denominado descompresión que puede proporcionar alivio. La descompresión se puede realizar mediante una colonoscopia, un procedimiento en el que se coloca un tubo fino por el ano y se lo guía por el colon. La descompresión también se puede realizar mediante una cirugía.

Estudios clínicos

Explora los estudios de Mayo Clinic de evaluación de tratamientos, intervenciones y análisis nuevos como medio para prevenir, detectar, tratar o controlar esta enfermedad.

Preparación para la consulta

La oclusión intestinal suele ser una urgencia médica. Por lo tanto, es posible que no tengas mucho tiempo para prepararte para la consulta. Si tienes tiempo antes de la consulta, haz una lista de los signos y síntomas para poder responder mejor las preguntas del médico.

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga una serie de preguntas, por ejemplo:

  • ¿Cuándo comenzaste a sentir dolor abdominal u otros síntomas?
  • ¿Los síntomas son repentinos o has tenido síntomas similares anteriormente?
  • ¿El dolor es continuo?
  • ¿Tuviste náuseas, vómitos, fiebre, sangre en las heces, diarrea o estreñimiento?
  • ¿Te sometiste a cirugía o radiación en el abdomen?
Aug. 19, 2017
References
  1. Feldman M, et al. Intestinal obstruction (Oclusión intestinal). En: Sleisenger and Fordtran’s Gastrointestinal and Liver Disease: Pathophysiology, Diagnosis, Management (Enfermedades gastrointestinales y hepáticas de Sleisenger y Fordtran: fisiopatología, diagnóstico y tratamiento). 10.ª ed. Filadelfia, Pa.: Saunders Elsevier; 2016. http://www.clinicalkey.com. Último acceso: 10 de septiembre de 2015.
  2. Glancy DG. Intestinal obstruction (Oclusión intestinal). Cirugía. 2014;34:204.
  3. Kitagawa S, et al. Intussusception in children (Invaginación en niños). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 10 de septiembre de 2015.
  4. Intestinal pseudo-obstruction (Seudoobstrucción intestinal). National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases. http://www.niddk.nih.gov/health-information/health-topics/digestive-diseases/intestinal-pseudo-obstruction/Pages/facts.aspx. Último acceso: 17 de septiembre de 2015.
  5. Ileus (Íleo). Merck Manual Professional Version (Versión para profesionales del Manual Merck). http://www.merckmanuals.com/professional/gastrointestinal-disorders/acute-abdomen-and-surgical-gastroenterology/ileus. Último acceso: 18 de septiembre de 2015.