Comienza una rutina relajante antes de acostarte. Haz las mismas cosas cada noche para dejarle saber a tu cuerpo que es el momento de desconectar. Esta rutina puede incluir darte un baño o ducha tibios, leer un libro, o escuchar música que te calme. Las actividades relajantes que se hacen con poca luz pueden ayudar con la transición entre estar despierto y dormirte.

April 22, 2014