Los vellos encarnados aparecen con más frecuencia en los hombres en la zona de la barba, que comprende el mentón, los pómulos y, especialmente, el cuello. También pueden aparecer en el cuero cabelludo en los hombres que se afeitan la cabeza. En las mujeres, las zonas más frecuentes en que aparecen los vellos encarnados son las axilas, la región del pubis y las piernas.

Algunos de los signos y síntomas son:

  • Protuberancias pequeñas, sólidas y redondeadas (pápulas)
  • Lesiones pequeñas, con pus, similares a las ampollas (pústulas)
  • Oscurecimiento de la piel (hiperpigmentación)
  • Dolor
  • Picazón
  • Vellos incrustados en la piel

Cuándo consultar al médico

Un vello encarnado ocasional no es motivo de preocupación. Consulta con el médico en estos casos:

  • Los vellos encarnados son un trastorno crónico. El médico puede ayudarte a controlar este trastorno.
  • Eres mujer y te aparecen vellos encarnados a causa del crecimiento excesivo de vello indeseado (hirsutismo). El médico puede determinar si el exceso de vello se debe a alteraciones hormonales que pueden tratarse, como el síndrome de ovario poliquístico.
March 13, 2015