Diagnóstico

Durante las consultas de control del niño sano, los médicos suelen controlar si hay displasia de cadera moviendo suavemente las piernas del bebé en varias posiciones que indican si la articulación de la cadera funciona correctamente.

Los casos leves de displasia de cadera no suelen causar síntomas hasta la adolescencia o la adultez, y por eso puede ser difícil diagnosticarla. Si el médico sospecha la presencia de displasia de cadera, también puede indicar pruebas de diagnóstico por imágenes.

Tratamiento

El tratamiento de la displasia de cadera depende de la edad de la persona afectada y la magnitud del daño en la cadera. Los bebés generalmente se tratan con un dispositivo de inmovilización, como un arnés de Pavlik, que mantiene la parte de la bola de la articulación firme en la cavidad durante varios meses. Esto ayuda a que la cavidad moldee la forma de la bola.

El dispositivo de inmovilización no funciona con la misma eficacia en bebés mayores de 6 meses. En esos casos, el médico puede mover los huesos a su posición adecuada y luego mantenerlos allí por varios meses mediante un yeso que cubra todo el cuerpo. En ciertas situaciones, es necesario realizar una cirugía para hacer encajar adecuadamente la articulación.

Cirugías especializadas para niños y adultos

Los niños mayores y los adultos generalmente requieren cirugía para corregir la displasia de cadera. En casos leves, el trastorno puede tratarse mediante artroscopia, utilizando instrumentos de mango largo y cámaras diminutas que se insertan a través de pequeñas incisiones.

Si la displasia es más grave, la posición de la cavidad de la cadera también puede corregirse. En una osteotomía periacetabular, la cavidad se separa de la pelvis y se vuelve a colocar para que encaje mejor con la bola.

Si la displasia ha dañado la cadera gravemente, el médico puede recomendarte una cirugía de reemplazo de cadera.

Estudios clínicos

Explora los estudios de Mayo Clinic de evaluación de tratamientos, intervenciones y análisis nuevos como medio para prevenir, detectar, tratar o controlar esta enfermedad.

Preparación para la consulta

Es probable que primero le plantees tus inquietudes a tu médico de cabecera. Tu médico de cabecera puede derivarte a un cirujano ortopédico.

Qué puedes hacer

Antes de la consulta:

  • Toma nota de cualquier signo o síntoma que tengas, incluso los que puedan parecer no tener relación con el motivo por el cual programaste la consulta.
  • Haz una lista de todos los medicamentos, las vitaminas y los suplementos que estés tomando.
  • Considera pedirle a un familiar o a un amigo de confianza que te acompañe. En ocasiones, puede ser difícil recordar toda la información que se proporciona durante una consulta. La persona que te acompañe puede recordar algún detalle que hayas pasado por alto u olvidado.
  • Si cambias de médico, pide que se envíe una copia de tu expediente médico al médico que te atiende actualmente.
  • Anota las preguntas que desees hacerle al médico.

Tu tiempo con el médico es limitado; por eso, preparar una lista de preguntas puede ayudarte a aprovechar al máximo el tiempo de la consulta. Algunas preguntas básicas para hacerle al médico son:

  • ¿Cuál es la causa más probable de mis síntomas?
  • ¿Qué tipo de pruebas necesito hacerme? ¿Estas pruebas requieren alguna preparación especial?
  • ¿Qué tratamientos hay disponibles y cuál me recomiendas?
  • ¿Qué tipos de efectos secundarios suele ocasionar el tratamiento?
  • ¿Hay alternativas al enfoque principal que sugieres?
  • Tengo otros problemas de salud. ¿Cómo puedo controlar mejor estas afecciones de manera conjunta?
  • ¿Hay algún folleto u otro material impreso que pueda llevarme?
  • ¿Puede recomendarme sitios web informativos para obtener más información acerca mi enfermedad?

Además de las preguntas que preparaste para hacerle al médico, no dudes en hacer preguntas cada vez que no entiendas algo durante la consulta.

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga una serie de preguntas. Estar preparado para responderlas puede ahorrarte tiempo para consultar sobre cualquier tema al que quieras dedicarle más tiempo. El médico puede preguntarte:

  • ¿Cuándo comenzaron tú o tu hijo a experimentar los síntomas?
  • ¿Los síntomas han sido continuos u ocasionales?
  • ¿Hay algo que parezca mejorar los síntomas?
  • ¿Existe algo que, al parecer, esté empeorando los síntomas?
  • Si a ti o a tu hijo ya se les ha diagnosticado displasia de cadera, ¿dónde y cuándo se realizó ese diagnóstico?
Aug. 12, 2017
References
  1. Kliegman RM, et al. Nelson Textbook of Pediatrics (Manual de pediatría de Nelson). 19.ª ed. Filadelfia, Pa.: Saunders Elsevier; 2011. http://www.clinicalkey.com. Último acceso: 8 de diciembre de 2014.
  2. Rosenfeld SB. Developmental dysplasia of the hip: Epidemiology and pathogenesis. (Displasia del desarrollo de la cadera: epidemiología y patogénesis). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 8 de diciembre de 2014.
  3. Developmental dislocation (dysplasia) of the hip (DDH). (Dislocación [displasia] del desarrollo de la cadera [DDH]). American Academy of Orthopaedic Surgeons (Academia Americana de Cirujanos Ortopédicos). http://orthoinfo.aaos.org/topic.cfm?topic=A00347. Último acceso: 8 de diciembre de 2014.
  4. Rosenfeld SB. Developmental dysplasia of the hip: Clinical features and diagnosis. (Displasia del desarrollo de la cadera: características clínicas y diagnóstico). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 8 de diciembre de 2014.
  5. Rosenfeld SB. Developmental dysplasia of the hip: Treatment and outcome (Displasia del desarrollo de la cadera: tratamiento y resultados). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 8 de diciembre de 2014.
  6. Krych AJ (opinión de un experto). Mayo Clinic, Rochester, Minn. 12 de enero de 2015.
  7. Zaltz I, et al. Complications associated with the periacetabular osteotomy: A prospective multicenter study (Complicaciones asociadas con la osteotomía periacetabular: un estudio prospectivo multicéntrico). The Journal of Bone and Joint Surgery, American volume (Revista de Cirugía Ósea y Articular, versión estadounidense). 201;96:1967.
  8. Miller HL. Decision Support System (Sistema de apoyo para tomar decisiones). Mayo Clinic, Rochester, Minn. 21 de noviembre de 2014.
  9. Cooper AP, et al. Evidence-based management of developmental dysplasia of the hip (Tratamiento basado en evidencia de la displasia del desarrollo de cadera). Orthopedic Clinics of North America (Clínicas Ortopédicas de Norteamérica). 2014;45:341.
  10. Redmond JM (opinión de un experto). Mayo Clinic, Scottsdale, Florida. 22 de enero de 2015.
  11. Miller HL. Decision Support System (Sistema de apoyo para tomar decisiones). Mayo Clinic, Rochester, Minn. 8 de enero de 2015.
  12. Pagnano MW (opinión de un experto). Mayo Clinic, Rochester, Minn. 22 de enero de 2015.
  13. Larson AN (opinión de un experto). Mayo Clinic, Rochester, Minn. 10 de febrero de 2015.