El tratamiento de la presión arterial alta y la vida sexual satisfactoria pueden ir de la mano, siempre que estés dispuesto a hablar sobre el problema y a trabajar estrechamente con el médico.

Escrito por personal de Mayo Clinic

Por lo general, la presión arterial alta no presenta signos ni síntomas. Sin embargo, el impacto en tu vida sexual puede ser obvio. Aunque es poco probable que la actividad sexual represente una amenaza inmediata para la salud, como un ataque cardíaco, la presión arterial alta puede afectar tu satisfacción general en materia de sexo.

Está demostrado que existe una conexión entre la presión arterial alta y los problemas sexuales en los hombres. En el caso de las mujeres en las que disminuyó la satisfacción sexual, aún no se ha comprobado que se debe a la presión arterial alta.

Con el paso del tiempo, la presión arterial alta daña el revestimiento de los vasos sanguíneos y provoca que las arterias se endurezcan y estrechen (ateroesclerosis), lo que limita el flujo de sangre. Esto significa que puede fluir menos sangre hacia el pene.

Para algunos hombres, la disminución del flujo de sangre torna difícil lograr y mantener las erecciones (a menudo denominado «disfunción eréctil»). Este problema es bastante frecuente.

La presión arterial alta también puede interferir con la eyaculación y reducir el deseo sexual. Algunos medicamentos utilizados para tratar la presión arterial alta tienen efectos similares.

Incluso un solo episodio de disfunción eréctil puede causar ansiedad. Es posible que los temores de que vuelva a suceder den lugar a que los hombres eviten las relaciones sexuales (y a afectar la relación con su pareja sexual).

Los hombres deben consultar cualquier inquietud con el médico.

El efecto de la presión arterial alta en los problemas sexuales de las mujeres no se comprende bien. Pero es posible que la presión arterial alta afecte la vida sexual de la mujer.

La presión arterial alta puede reducir el flujo sanguíneo a la vagina. Para algunas mujeres, esto provoca una disminución del deseo sexual o la excitación, sequedad vaginal o dificultad para llegar al orgasmo. Mejorar la excitación y la lubricación puede ayudar.

Al igual que los hombres, las mujeres pueden sufrir ansiedad y problemas en las relaciones debido a la disfunción sexual. Las mujeres deben hablar con su médico si padecen estas dificultades.

Los medicamentos para la presión arterial alta que pueden causar disfunción sexual como efecto secundario comprenden:

  • Píldoras de agua (diuréticos). Los diuréticos pueden reducir el flujo sanguíneo hacia el pene de manera forzosa, lo que dificulta lograr una erección. También pueden agotar los niveles de cinc del cuerpo, que son necesarios para producir la hormona sexual testosterona.
  • Betabloqueantes. Estos medicamentos, especialmente los betabloqueante de generaciones anteriores, como el propranolol (Inderal, Innopran XL), se asocian frecuentemente con la disfunción sexual.

Para reducir el riesgo de presentar los efectos secundarios de estos medicamentos, incluidos los problemas sexuales, toma los medicamentos exactamente como te los hayan recetado. Si aún tienes efectos secundarios, habla con tu médico acerca de otros medicamentos posibles que puedan tener menos efectos secundarios.

Si los efectos secundarios sexuales persisten, pregúntale al médico si hay otras opciones de medicamentos. Algunos medicamentos para la presión arterial alta tienen menos probabilidades de producir efectos secundarios sexuales; por ejemplo:

  • Inhibidores de la enzima convertidora de la angiotensina
  • Bloqueantes de los canales de calcio
  • Bloqueantes de los receptores de la angiotensina II

Para ayudar a tu médico a seleccionar el medicamento más adecuado para ti, dile todos los demás medicamentos que estás tomando ahora (incluso los suplementos de hierbas y los medicamentos de venta libre). A veces, una determinada combinación de medicamentos o suplementos contribuye a causar problemas sexuales.

Si el médico lo autoriza, puedes dejar de tomar medicamentos para la presión arterial temporalmente para ver si mejora tu vida sexual. Para asegurarte de que la presión arterial se mantenga dentro de los límites seguros, posiblemente tengas que medirte la presión arterial con frecuencia mientras no estés tomando el medicamento que la reduce y que puede estar provocando las dificultades sexuales. Esto lo puedes hacer con un dispositivo para controlar la presión arterial en tu casa para más comodidad.

Los hombres que están considerando medicamentos para el tratamiento de la disfunción eréctil deben primero consultar con el médico. Por lo general, es seguro combinar los medicamentos para la disfunción eréctil como sildenafil (Revatio, Viagra), vardenafil (Levitra, Staxyn) y tadalafil (Adcirca, Cialis) con medicamentos para la presión arterial alta.

Tomar estos medicamentos con nitratos, ya sea regularmente para el dolor en el pecho o durante una emergencia, puede provocar una caída peligrosa de la presión arterial.

Si tienes presión arterial alta, en general, no tienes por qué vivir sin placer sexual. Empieza hablando con tu médico. Mientras más conozca de ti, mejor podrá tratar la presión arterial alta que padeces —y ayudarte a disfrutar tu vida sexual—. Prepárate para responder las preguntas que podría hacerte el médico, entre ellas:

  • ¿Qué medicamentos estás tomando?
  • ¿Ha habido cambios recientes en la relación que tienes con tu pareja sexual?
  • ¿Te has sentido deprimido?
  • ¿Estás teniendo más estrés de lo normal?

Al tomar decisiones de estilo de vida saludables, puedes disminuir la presión arterial y posiblemente puedas mejorar tu vida sexual. Las elecciones para un estilo de vida saludable comprenden:

  • No fumar ni consumir tabaco
  • Consumir alimentos saludables
  • Restringir el consumo de alcohol
  • Reducir la cantidad de sal en la dieta
  • Bajar los kilos de más
  • Hacer ejercicio en forma regular

Por supuesto, un cuerpo más delgado puede mejorar tu confianza y ayudar a que te sientas más atractivo, lo que también puede mejorar tu vida sexual.

Tu respuesta sexual puede variar según los sentimientos que tengas por tu pareja y la situación en la cual ocurra. Para promover una relación sexual satisfactoria, inicia el contacto sexual cuando tú y tu pareja estén relajados. Explora las diferentes maneras de la intimidad física, como un masaje o un baño de inmersión en la bañera.

Comparte con tu pareja los distintos tipos de actividades sexuales que más disfruten. Es posible que descubran que la comunicación abierta es la mejor manera de lograr una relación sexual satisfactoria.

Nov. 11, 2015