Carcinoma hepatocelular

El carcinoma hepatocelular es el tipo más frecuente de cáncer primario de hígado. Se desarrolla más comúnmente en personas que padecen enfermedades hepáticas crónicas, como cirrosis causada por hepatitis B o C.

Diagnósticos

Entre las pruebas e intervenciones que permiten diagnosticar el carcinoma hepatocelular, pueden mencionarse las siguientes:

  • Análisis de sangre, para medir la función hepática
  • Pruebas de diagnóstico por imágenes, como tomografía computarizada y resonancia magnética con contraste, y procedimientos por imágenes avanzadas, como elastografía por resonancia magnética
  • Biopsia de hígado, en algunos casos, para extraer una muestra de tejido hepático y analizarla en el laboratorio

Tratamientos

El mejor tratamiento para ti dependerá de la ubicación y del tamaño del carcinoma hepatocelular, del funcionamiento del hígado y de tu salud en general.

El carcinoma hepatocelular puede tratarse de las siguientes maneras:

  • Cirugía. Cirugía para extirpar el cáncer y el margen de tejido sano que lo rodea; puede ser una opción para personas que padecen cáncer de hígado en etapa inicial con funcionamiento hepático normal.
  • Trasplante de hígado. Cirugía para extirpar todo el hígado y reemplazarlo por un hígado donado; puede ser una opción en personas sin otras enfermedades en las que el cáncer de hígado no se ha expandido más allá de dicho órgano.
  • Destrucción de las células cancerosas con aplicación de frío o calor. Los procedimientos de ablación en los que se destruyen las células cancerosas del hígado por medio de la aplicación de calor o frío extremos es recomendable para personas que no pueden someterse a una cirugía. Entre estos procedimientos, pueden mencionarse la ablación por radiofrecuencia, la crioablación y la ablación con alcohol o por microondas.
  • Aplicación de quimioterapia o radiación directamente en las células cancerosas. Con un catéter que atraviesa los vasos sanguíneos y llega al hígado, el médico puede administrar medicamentos de quimioterapia (quimioembolización) o esferas de vidrio diminutas que contienen radiación (radioembolización) directamente en las células cancerosas.
  • Terapia con medicamentos dirigidos. Los medicamentos dirigidos, como el sorafenib (Nexavar), pueden ayudar a detener la evolución de la enfermedad en personas que padecen cáncer de hígado avanzado.
  • Radioterapia. Si la cirugía no es una opción, puede recomendarse radioterapia con energía proveniente de rayos X o protones. Un tipo especializado de radioterapia, llamado «radioterapia corporal estereotáctica», dirige numerosos haces de radiación simultáneamente a un punto del cuerpo.
  • Ensayos clínicos Los ensayos clínicos brindan la posibilidad de probar nuevos tratamientos contra el cáncer de hígado. Pregúntale al médico si puedes participar en un ensayo de este tipo.
Aug. 19, 2017
References
  1. AskMayoExpert. Hepatocellular carcinoma (Carcinoma hepatocelular). Rochester, Minn.: Fundación Mayo para la Educación e Investigación Médica; 2015.
  2. AskMayoExpert. Liver transplantation (Trasplante de hígado). Rochester, Minn.: Fundación Mayo para la Educación e Investigación Médica; 2015.
  3. Hepatobiliary cancers (Tipos de cáncer hepatobiliar). Fort Washington, Pa.: National Comprehensive Cancer Network (Red Nacional Integral del Cáncer). http://www.nccn.org/professionals/physician_gls/f_guidelines.asp. Último acceso: 16 de mayo de 2016.