Mayo Clinic inspira a un paciente de St. Paul para mejorar la salud del corazón