Seguro que sabes que las grasas saturadas y trans son malas para ti. También sabes que cambiar tus hábitos alimenticios puede ser algo difícil. Las buenas noticias son que no tienes que cambiar por completo tu dieta de un día para el otro. Empieza por limitar la cantidad de grasas sólidas como la mantequilla, la margarina y la grasa que añades a la comida al cocinar y servirte. Cubre las papas horneadas con salsa o yogur bajo en grasas en vez de usar mantequilla. Usa una mermelada de fruta con poca azúcar en tus tostadas en vez de margarina.

April 16, 2015