Descripción general

Los dolores de crecimiento se describen a menudo como un dolor o punzada en la pierna, con frecuencia en la parte delantera de los muslos, las pantorrillas o detrás de las rodillas. Los dolores de crecimiento tienden a afectar a ambas piernas y a ocurrir durante la noche e incluso pueden llegar a despertar al niño.

Si bien estos dolores se conocen como dolores de crecimiento, no hay evidencia de que crecer duela. Los dolores de crecimiento pueden estar vinculados a un umbral bajo de tolerancia al dolor o, en algunos casos, a cuestiones psicológicas.

No existe un tratamiento específico para los dolores de crecimiento. Puedes hacer que tu hijo se sienta más cómodo masajeando los músculos doloridos y colocando sobre ellos una almohadilla térmica tibia.

Síntomas

Los dolores de crecimiento generalmente provocan dolor o palpitaciones en las piernas. El dolor a menudo ocurre en la parte frontal de los muslos, las pantorrillas o detrás de las rodillas. Generalmente duelen las dos piernas. Algunos niños también sienten dolor abdominal o cefaleas durante los episodios de los dolores de crecimiento. El dolor no ocurre todos los días. Aparece y desaparece.

Los dolores de crecimiento a menudo ocurren al final de la tarde o temprano a la noche y desaparecen por la mañana. A veces el dolor despierta al niño a la mitad de la noche.

Cuándo consultar con el médico

Consulta con el médico de tu niño si te preocupa el dolor de piernas que tiene o si el dolor:

  • Es persistente
  • Dura aún a la mañana
  • Es lo suficientemente intenso como para afectar las actividades habituales de tu niño
  • Se ubica en las articulaciones
  • Está relacionado con una lesión
  • Está acompañado por otros signos y síntomas, como hinchazón, enrojecimiento, dolor con la palpación, fiebre, cojera, erupción cutánea, pérdida de apetito, debilidad o fatiga

Causas

La causa de los dolores de crecimiento no se conoce. Sin embargo, no existe evidencia que indique que el crecimiento de un niño es doloroso.

Normalmente, los dolores de crecimiento no ocurren cuando el crecimiento tiene lugar ni durante tiempos de rápido crecimiento. Se ha sugerido que los dolores de crecimiento podrían estar vinculados al síndrome de las piernas inquietas. No obstante, se piensa que la causa más probable de los dolores de crecimiento sea el dolor muscular en las noches debido al uso excesivo de las piernas durante el día. El uso excesivo que resulta de actividades como correr, escalar y saltar puede ser duro para el sistema musculoesquelético de un niño.

Factores de riesgo

Los dolores de crecimiento son frecuentes en niños en edad preescolar y edad escolar. Son un poco más frecuentes en niñas que en niños. Correr, trepar o saltar durante el día puede aumentar el riesgo de sufrir dolor de piernas a la noche.