Durante los períodos en que no tienes síntomas, estas pautas alimentarias pueden ayudar a protegerte contra futuros ataques de gota:

  • Incrementa tu consumo de líquidos. Bebe mucha agua para estar bien hidratado. Limita la cantidad de bebidas azucaradas que bebes, especialmente las endulzadas con sirope de maíz con alto contenido de fructosa.
  • Limita o evita el alcohol. Habla con tu médico sobre si puedes beber algún tipo o cantidad de alcohol que sean seguros para ti. La evidencia reciente indica que la cerveza específicamente puede aumentar el riesgo de tener síntomas de gota, especialmente en los hombres.
  • Consume proteínas de productos lácteos con bajo contenido de grasa. Los productos lácteos con bajo contenido de grasa pueden causar un efecto protector contra la gota, por lo que son tu mejor fuente de proteínas.
  • Limita el consumo de carne, pescado y aves. Una pequeña cantidad puede resultar tolerable, pero presta atención a los tipos y las cantidades que parecen causarte problemas.
  • Mantén un peso conveniente. Elige porciones que te permitan mantener un peso saludable. Perder peso puede disminuir los niveles de ácido úrico en el cuerpo. Pero evita hacer ayuno o perder peso rápidamente, ya que esto puede aumentar los niveles de ácido úrico temporalmente.
Nov. 10, 2015