La gota se caracteriza por ataques repentinos e intensos de dolor, enrojecimiento y sensibilidad en las articulaciones, muchas veces en la articulación que se encuentra en la base del dedo gordo del pie.

La gota es una forma compleja de artritis que puede afectar a cualquiera. Es más probable que los hombres tengan gota; sin embargo, las mujeres se vuelven más propensas después de la menopausia.

Un ataque de gota puede ocurrir de manera repentina y con frecuencia puede hacer que te despiertes en el medio de la noche con la sensación de que el dedo gordo del pie está en llamas. La articulación afectada está caliente, hinchada y tan sensible que hasta el peso de la sábana puede parecer intolerable.

Por fortuna, la gota es tratable y hay maneras de reducir el riesgo de recurrencia.

Nov. 10, 2015