El codo de golfista, también conocido como «epicondilitis», se debe al daño en los músculos y los tendones que controlan la muñeca y los dedos. El daño suele estar relacionado con una tensión excesiva o repetida, especialmente movimientos forzados de la muñeca y los dedos. Levantar, lanzar o golpear objetos de forma inadecuada, así como realizar muy poco precalentamiento o escaso acondicionamiento, pueden contribuir al codo de golfista.

Hay muchas actividades que pueden provocar codo de golfista, entre ellas:

  • Golf. Agarrar o balancear los palos de golf de forma inadecuada o con demasiada fuerza puede afectar los músculos y los tendones.
  • Deportes de raqueta. Realizar demasiados efectos puede dañar el codo. Usar una raqueta demasiado pequeña o pesada también puede provocar lesiones.
  • Deportes de lanzamiento. Las técnicas de lanzamiento inadecuadas en béisbol o sóftbol pueden ser otra causa. El fútbol americano, el tiro con arco y el lanzamiento de jabalina también pueden provocar codo de golfista.
  • Levantamiento de pesas. Levantar peso con técnicas inadecuadas, como doblar las muñecas al realizar ejercicios de bíceps, puede sobrecargar los músculos y los tendones del codo.

Además, todas las actividades en las que se dobla y estira el codo repetidamente pueden causar codo de golfista. Algunas de ellas son pintar, rastrillar, martillar, cortar madera, usar la computadora, hacer trabajos de línea de ensamblaje y cocinar. Sin embargo, realizar tareas de jardinería o cocinar para invitados uno o dos días no suele causar codo de golfista. En general, la actividad se tiene que hacer más de una hora al día o varios días para que cause un problema.

Aug. 25, 2015