La infección por giardia casi nunca es mortal en los países industrializados, aunque puede causar síntomas persistentes y complicaciones graves, en especial en lactantes y niños. Algunas de las complicaciones más frecuentes son:

  • Deshidratación. A menudo, la deshidratación, un resultado de la diarrea intensa, ocurre cuando el cuerpo no tiene agua suficiente para llevar a cabo las funciones normales.
  • Incapacidad de desarrollarse. La diarrea crónica a causa de la infección por giardia puede provocar desnutrición y daño en el desarrollo mental y físico de los niños.
  • Intolerancia a la lactosa. Muchas personas con infección por giardia desarrollan intolerancia a la lactosa, que es la incapacidad de digerir el azúcar de la leche de manera apropiada. El problema puede continuar mucho tiempo después de que la infección haya desaparecido.
Oct. 13, 2015