Los parásitos, como la Giardia, viven en el intestino de las personas y de los animales. Antes de que los parásitos microscópicos pasen a las heces, se recubren con costras duras llamadas «quistes», que les permiten sobrevivir fuera del intestino durante meses. Una vez que están dentro de un huésped, los quistes se disuelven y se liberan los parásitos.

La infección se produce cuando ingieres en forma accidental los quistes del parásito. Esto puede ocurrir por tragar agua contaminada, comer alimentos contaminados o a través del contacto persona a persona.

Tragar agua contaminada

La forma más frecuente de contraer infección por Giardia es después de haber tragado agua contaminada. Los parásitos de Giardia están en lagos, estanques, ríos y corrientes de agua de todo el mundo, además de los suministros municipales de agua, pozos de agua, cisternas, piscinas, parques acuáticos y spas. El agua de la superficie y el agua subterránea pueden contaminarse por los vertidos de la agricultura, el vertido de aguas residuales o las heces de los animales. Los niños con pañales o las personas con diarrea pueden contaminar en forma accidental las piscinas y los spas.

Consumir alimentos contaminados

Los parásitos de Giardia se pueden transmitir a través de los alimentos; ya sea porque quienes manipulan los alimentos tienen giardiasis y no se lavan bien las manos, o porque la producción cruda es irrigada o lavada con agua contaminada. Debido a que la cocción de los alimentos mata a la Giardia, los alimentos son una fuente menos frecuente de infecciones que el agua, sobre todo en los países industrializados.

Contacto persona a persona

Puedes contraer giardiasis si tus manos se contaminan con materia fecal; los padres que cambian los pañales de sus hijos tienen un riesgo importante. Lo mismo sucede con quienes trabajan en la atención de niños y niñas en centros de atención para niños, donde los brotes son cada vez más frecuentes. El parásito Giardia también se puede diseminar a través del sexo anal.

Oct. 13, 2015