Tratamientos y medicinas

Escrito por personal de Mayo Clinic

El tratamiento del ardor de estómago y de otros signos y síntomas de la enfermedad por reflujo gastroesofágico suele comenzar con medicamentos de venta libre que controlan el ácido. Si no sientes alivio a las pocas semanas, tu médico puede recomendarte otros tratamientos, como los medicamentos y la cirugía.

Tratamientos iniciales para controlar el ardor de estómago

Los tratamientos de venta libre que pueden ayudar a controlar el ardor de estómago son:

  • Antiácidos que neutralizan el ácido estomacal. Los antiácidos, como Maalox, Mylanta, Gelusil, Gaviscon, Rolaids y Tums, pueden brindar un alivio rápido. Sin embargo, los antiácidos solos no curan un esófago inflamado y lesionado por el ácido del estómago. El consumo excesivo de algunos antiácidos puede provocar efectos secundarios, como diarrea o estreñimiento.
  • Medicamentos para disminuir la producción de ácido. Estos medicamentos, llamados «bloqueantes de los receptores H2», son la cimetidina (Tagamet HB), la famotidina (Pepcid AC), la nizatidina (Axid AR) o la ranitidina (Zantac). Los bloqueantes de los receptores H2 no actúan tan rápido como los antiácidos, pero ofrecen un alivio más prolongado y pueden disminuir la producción de ácido en el estómago durante un máximo de doce horas. Existen versiones más fuertes de estos medicamentos disponibles en presentaciones de venta con receta.
  • Medicamentos que bloquean la producción de ácido y curan el esófago. Los inhibidores de la bomba de protones son bloqueantes más fuertes de la producción de ácido que los bloqueantes de los receptores H2 y le dan tiempo al tejido esofágico dañado de curarse. Los inhibidores de la bomba de protones de venta libre comprenden el lansoprazol (Prevacid 24 HR) y el omeprazol (Prilosec, Zegerid OTC).

Consulta con tu médico si necesitas tomar estos medicamentos durante más de dos o tres semanas, o si no te alivian los síntomas.

Medicamentos en concentraciones de venta bajo receta

Si el ardor de estómago continúa a pesar de los abordajes iniciales, tu médico puede recomendarte medicamentos en concentraciones de venta bajo receta, como:

  • Bloqueantes de los receptores H2 en concentraciones de venta bajo receta. Estos medicamentos son la cimetidina (Tagamet), la famotidina (Pepcid), la nizatidina (Axid) y la ranitidina (Zantac) en concentraciones de venta bajo receta.
  • Inhibidores de la bomba de protones en concentraciones de venta bajo receta. Los inhibidores de la bomba de protones en concentraciones de venta bajo receta comprenden el esomeprazol (Nexium), el lansoprazol (Prevacid), el omeprazol (Prilosec, Zegerid), el pantoprazol (Protonix), el rabeprazol (Aciphex) y el dexlansoprazol (Dexilant).

    En general, estos medicamentos se toleran bien, pero el consumo prolongado puede asociarse a un ligero aumento en el riesgo de sufrir fracturas de hueso y deficiencia de vitamina B12.

  • Medicamentos para reforzar el esfínter esofágico inferior. El baclofen puede disminuir la frecuencia de las relajaciones del esfínter esofágico inferior y, por lo tanto, reduce el reflujo gastroesofágico. Produce menos efecto que los inhibidores de la bomba de protones, pero se puede usar para la enfermedad por reflujo grave. El baclofen puede asociarse a efectos secundarios importantes; los más frecuentes son la fatiga o la confusión.

A veces, los medicamentos para la enfermedad por reflujo gastroesofágico se combinan para aumentar la efectividad.

Cirugía y otros procedimientos usados cuando los medicamentos no funcionan

La mayoría de las enfermedades por reflujo gastroesofágico se pueden controlar con medicamentos. En los casos en los que los medicamentos no funcionan o si quieres evitar el consumo de medicamentos a largo plazo, el médico puede recomendarte procedimientos más invasivos, como:

  • Cirugía para reforzar el esfínter esofágico inferior (fundoplicatura de Nissen). Esta cirugía consiste en tensar el esfínter esofágico inferior para prevenir el reflujo envolviendo la parte superior del estómago alrededor de la parte externa del segmento inferior del esófago. Los cirujanos suelen hacer esta cirugía de forma laparoscópica. En una cirugía laparoscópica, el cirujano hace tres o cuatro incisiones pequeñas en el abdomen e introduce los instrumentos, uno de ellos es un tubo flexible con una cámara pequeña.
  • Cirugía para reforzar el esfínter esofágico inferior (Linx). El dispositivo Linx es un anillo con pequeñas cuentas magnéticas de titanio que se coloca alrededor de la unión del estómago con el esófago. La atracción magnética entre las cuentas tiene la fuerza suficiente para mantener cerrada la abertura entre ambos órganos e impedir el reflujo de ácido, pero es lo suficientemente débil para permitir el paso de los alimentos. Se puede implantar con métodos quirúrgicos mínimamente invasivos. Este dispositivo más reciente fue aprobado por la Administración de Alimentos y Medicamentos (Food and Drug Administration) y los primeros estudios que lo evalúan parecen ser alentadores.
July 31, 2014