Con el tiempo, la inflamación crónica del esófago puede provocar complicaciones, entre ellas:

  • Estrechamiento del esófago (estenosis esofágica). El daño a las células de la parte inferior del esófago debido a la exposición al ácido provoca la formación de tejido cicatricial. El tejido cicatricial estrecha el camino que recorren los alimentos, lo que causa dificultad para tragar.
  • Una llaga abierta en el esófago (úlcera esofágica). El ácido estomacal puede erosionar gravemente los tejidos en el esófago y causar la formación de una llaga abierta. La úlcera esofágica puede sangrar, causar dolor y dificultar la deglución.
  • Cambios precancerosos en el esófago (esófago de Barrett). En el esófago de Barrett, el tejido que recubre la parte inferior del esófago cambia. Estos cambios se asocian con un riesgo mayor de padecer cáncer de esófago. El riesgo de desarrollar cáncer es bajo, pero es probable que el médico te recomiende realizarte endoscopias regulares para detectar signos de advertencia tempranos de cáncer de esófago.
July 31, 2014