Descripción general

Las verrugas genitales son uno de los tipos más frecuentes de infecciones de transmisión sexual. Casi todas las personas sexualmente activas se infectarán con al menos un tipo de virus del papiloma humano (VPH), el virus que causa verrugas genitales, en algún momento de sus vidas. En cierto modo, las mujeres tienen más probabilidades que los hombres de tener verrugas genitales.

Tal como el nombre sugiere, las verrugas genitales afectan los tejidos húmedos del área genital. Las verrugas genitales pueden manifestarse como pequeñas protuberancias color carne o con un aspecto similar al de la coliflor. En muchos casos, las verrugas son demasiado pequeñas, por lo que no se pueden ver.

Al igual que las verrugas que aparecen en otras partes del cuerpo, las verrugas genitales son provocadas por el virus del papiloma humano. Algunas cepas del VPH genital pueden causar verrugas genitales, mientras que otras pueden causar cáncer. Las vacunas pueden ayudar a protegerte de ciertas cepas del VPH genital.

Síntomas

En las mujeres, las verrugas genitales pueden crecer en la vulva, las paredes de la vagina, la zona situada entre los genitales externos y el ano, el conducto anal y el cuello uterino. En los hombres, pueden aparecer en la punta o en el cuerpo del pene, en el escroto o en el ano. Las verrugas genitales también pueden desarrollarse en la boca o en la garganta de una persona que tuvo contacto sexual oral con una persona infectada.

Algunos de los signos y síntomas de las verrugas genitales son:

  • Inflamaciones pequeñas, de color carne o gris en la zona genital
  • Varias verrugas juntas que toman la forma de una coliflor
  • Picazón o incomodidad en la zona genital
  • Sangrado durante el coito

Las verrugas genitales pueden ser tan pequeñas y planas que no se ven a simple vista. Sin embargo, las verrugas genitales pueden multiplicarse formando grandes racimos.

Cuándo consultar al médico

Consulta con el médico si tú o tu pareja tienen protuberancias o verrugas en la zona genital.

Causas

El virus del papiloma humano (VPH) causa verrugas. Hay más de 40 cepas diferentes del VPH que afectan específicamente el área genital. El VPH genital se transmite por contacto sexual. En la mayoría de los casos, el sistema inmunitario mata el VPH genital, y los signos y síntomas de la infección nunca se manifiestan.

Factores de riesgo

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades estiman que casi todas las personas sexualmente activas se infectarán con, como mínimo, un tipo de virus del papiloma humano en algún momento de su vida. Los factores que pueden aumentar el riesgo de infección comprenden:

  • Tener relaciones sexuales sin protección con distintas parejas
  • Haber tenido otra infección de transmisión sexual
  • Haber tenido relaciones sexuales con una pareja cuyos antecedentes sexuales no conoces
  • Iniciar la actividad sexual a una edad temprana

Complicaciones

Las complicaciones por las verrugas genitales pueden comprender las siguientes:

  • Cáncer. El cáncer de cuello uterino está estrechamente vinculado a la infección genital por el VPH. Ciertos tipos del VPH también están asociados al cáncer de vulva, ano, pene, boca y garganta. La infección por el virus del papiloma humano no siempre provoca cáncer, pero, de todos modos, es importante que las mujeres se realicen pruebas de Papanicolaou de forma regular, en especial, si tuvieron infecciones por tipos del VPH de mayor riesgo.
  • Problemas durante el embarazo. Las verrugas genitales pueden causar problemas durante el embarazo. Las verrugas podrían agrandarse y hacer que sea difícil orinar. Las verrugas en la pared vaginal pueden reducir la capacidad de los tejidos vaginales de estirarse durante el parto. Las verrugas grandes en la vulva o en la vagina pueden sangrar cuando se estiran durante el parto.

    En raras ocasiones, un bebé que nace de una madre con verrugas genitales puede tener verrugas en la garganta. Es probable que el bebé necesite cirugía para asegurarse de que las vías respiratorias no estén bloqueadas.

Prevención

El uso de preservativos cada vez que tienes relaciones sexuales puede reducir de forma significativa el riesgo de que contraigas verrugas genitales. Aunque el uso de preservativo puede reducir el riesgo, no es 100 por ciento efectivo. Aún puedes contagiarte verrugas genitales.

Vacunación

Una vacuna conocida como «Gardasil» protege contra cuatro cepas del VPH que causan cáncer, y se usa para prevenir verrugas genitales. En 2014, la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE. UU. (U.S. Food and Drug Administration) aprobó una vacuna llamada «Gardasil 9», que protege contra nueve cepas del virus del papiloma humano.

Otra vacuna, denominada «Cervarix», protege contra el cáncer de cuello uterino, pero no contra las verrugas genitales.

El Comité Asesor Nacional sobre Prácticas de Inmunización (Advisory Committee on Immunization Practices) recomienda la vacunación de rutina contra el virus del papiloma humano en niñas y niños de entre 11 y 12 años. Si no tienen las vacunas completas a esa edad, se recomienda que las niñas y las mujeres de hasta 26 años, y los niños y los hombres de hasta 21 años se vacunen. Sin embargo, los hombres pueden vacunarse contra el virus del papiloma humano hasta los 26 años, si así lo desean.

Estas vacunas son más efectivas cuando se administran en niños antes de que sean sexualmente activos. Las investigaciones demostraron que las personas de menos de 21 años y de entre 21 y 30 años que se vacunan contra el virus del papiloma humano pueden reducir el riesgo de contraer verrugas genitales en hasta un 50 por ciento.

Por lo general, los efectos secundarios de las vacunas son leves y comprenden hinchazón en el sitio de la inyección (parte superior del brazo), dolor de cabeza, fiebre baja o síntomas similares a la gripe. A veces, ocurren mareos o desmayos después de la inyección, especialmente, en adolescentes.

Nov. 19, 2016
References
  1. Habif TP. Sexually transmitted viral infections (Infecciones virales de transmisión sexual). En: Clinical Dermatology: A Color Guide to Diagnosis and Therapy (Dermatología clínica: una guía de color para el diagnóstico y el tratamiento). 6.ª ed. Edimburgo, Reino Unido; Nueva York, N.Y.: Mosby Elsevier; 2016. https://www.clinicalkey.com. Último acceso: 9 de septiembre de 2016.
  2. Genital HPV infection: Fact sheet (Influenza aviar: hoja informativa). Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (Centers for Disease Control and Prevention). http://www.cdc.gov/std/HPV/STDFact-HPV.htm. Último acceso: 9 de septiembre de 2016.
  3. Breen E, et al. Condylomata acuminata (anogenital warts) (Condiloma acuminado [verrugas anogenitales]). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 9 de septiembre de 2016.
  4. Bennett JE, et al. Papillomaviruses (Papilomavirus). En: Mandell, Douglas, and Bennett's Principles and Practice of Infectious Diseases (Principios y práctica de enfermedades infecciosas de Mandell, Douglas y Bennett). 8.ª ed. Filadelfia, Pa.: Saunders Elsevier; 2015. https://www.clinicalkey.com. Último acceso: 9 de septiembre de 2016.
  5. Goldman L, et al., eds. Papillomavirus (Papilomavirus). En: Goldman-Cecil Medicine (Medicina de Goldman-Cecil). 25.ª ed. Filadelfia, Pa.: Saunders Elsevier; 2016. http://www.clinicalkey.com. Último acceso: 9 de septiembre de 2016.
  6. Gynecologic cancers: What should I know about screening? (Cánceres ginecológicos: ¿qué debo saber sobre los análisis para detección de enfermedades?). Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. http://www.cdc.gov/cancer/cervical/basic_info/screening.htm. Último acceso: 9 de septiembre de 2016.
  7. Human Papillomavirus (HPV) (Virus del papiloma humano [VPH]). Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. http://www.cdc.gov/hpv/parents/questions-answers.html. Último acceso: 9 de septiembre de 2016.