La hinchazón, los eructos, los gases y el dolor causado por éstos pueden dar vergüenza y ser incómodos. A continuación te decimos qué causa estas señales y síntomas y cómo prevenirlos.

Escrito por personal de Mayo Clinic

La hinchazón, los eructos y los gases intestinales son algo natural y normalmente están causados por tragar aire o por la descomposición de la comida en la digestión. Se puede experimentar gases o dolor relacionado con los gases ocasional o repetidamente en un solo día.

Cuando los gases o el dolor por gases interfieren con las actividades diarias, puede que algo ande mal. Descubre cómo reducir o evitar los gases o el dolor por gases y cuándo necesitas ver al doctor.

Cuando los gases no salen en forma de eructo o flatulencia, pueden almacenarse en el estómago y los intestinos y provocar hinchazón. Junto con ésta, también puedes tener dolor abdominal que puede variar de leve a agudo e intenso. Evacuar los intestinos puede aliviar el dolor. La hinchazón puede estar relacionada con:.

La hinchazón puede estar relacionada con:

  • Comer alimentos con grasa, que pueden retrasar el vaciado del estómago y hacerte sentir incómodamente lleno
  • Beber bebidas carbonatadas o comer alimentos que provocan gases
  • Comer demasiado rápido, beber en popote, mascar goma o comer caramelos, lo que provoca que tragues aire
  • Estrés o ansiedad
  • Fumar
  • Una infección, obstrucción o enfermedad gastrointestinal
  • Síndrome del intestino irritable, una enfermedad caracterizada por dolor abdominal o calambres o cambios en cómo funciona el intestino
  • Enfermedades como la celiaquía o la intolerancia a la lactosa en las cuales los intestinos no son capaces de digerir ni absorber ciertos componentes de los alimentos

Para reducir la hinchazón, puede ser útil evitar o reducir la cantidad de alimentos que producen gases. Muchos carbohidratos causan gases y los alimentos siguientes son los culpables más comunes:

  • Frijoles
  • Brócoli
  • Coles de Bruselas
  • Col
  • Bebidas carbonatadas
  • Coliflor
  • Goma de mascar
  • Frutas, como manzanas, duraznos y peras
  • Caramelos duros
  • Lechuga
  • Leche y productos lácteos
  • Cebollas
  • Azúcares del alcohol que se encuentran en los alimentos sin azúcar (sorbitol, mannitol y xylitol))
  • Alimentos con granos integrales

Eructar es la manera que tiene el cuerpo de expulsar el exceso de aire del estómago. Es un reflejo normal causado por tragar aire. Puedes tragar un exceso de aire si comes o bebes demasiado rápido, si hablas mientras comes, si mascas goma de mascar, si comes caramelos duros, si ingieres bebidas carbonatadas o si fumas.

El reflujo de ácido o reflujo gastroesofágico pueden tener el mismo efecto. Si los ácidos del estómago retroceden hasta el esófago, puedes tragar repetidamente para despejar el material. Esto puede provocar que tragues más aire y eructes más.

Algunas personas tragan aire como parte de un hábito nervioso, incluso cuando no están comiendo o bebiendo. En otros casos, el eructo crónico puede estar relacionado con la inflamación del revestimiento estomacal (gastritis) o con una infección por helicobacter pylori (las bacterias responsables de las úlceras estomacales).

Puedes reducir los eructos si::

  • Comes y bebes despacio ¡Tómate tu tiempo! Ayudará a que tragues menos aire.
  • Evitas la cerveza y las bebidas carbonatadas. Liberan dióxido de carbono.
  • Evitas la goma de mascar y los caramelos. Cuando mascas o comes caramelos, tragas aire más a menudo de lo normal.
  • No fumas. Cuando inhalas humo, también inhalas y tragas aire.
  • Haces revisar tu dentadura postiza.Las dentaduras mal ajustadas pueden causar que tragues exceso de aire al comer y beber.
  • Tratas la acidez.Los antiácidos sin receta y otros remedios pueden ser útiles para la acidez ocasional y leve. La acidez causada por la enfermedad de reflujo gastroesofágico puede requerir de medicamentos con receta médica u otros tipos de tratamiento.

El gas intestinal normalmente está causado por la fermentación de alimentos no digeridos, como la fibra de origen vegetal, en el colon. El gas también se puede formar cuando el sistema digestivo no descompone completamente ciertos componentes de los alimentos, como el gluten o el azúcar de los productos lácteos y la fruta. Otras fuentes de gas intestinal pueden ser:

  • Residuos de alimentos en el colon
  • Cambios en las bacterias intestinales debido a los antibióticos u otros medicamentos
  • Mala absorción de carbohidratos, que puede afectar el equilibrio de las bacterias útiles en el sistema digestivo
  • Aire tragado que se traslada al colon
  • Estreñimiento, puesto que si los desechos de la comida permanecen más tiempo en el colon, tienen más tiempo para fermentarse

En ocasiones, el gas indica un desorden digestivo, como el síndrome del intestino irritable o la intolerancia a la lactosa.

Para prevenir el exceso de gas puede ser útil:

  • Evitar los alimentos que más te afecten. Los infractores comunes incluyen a los frijoles, los chícharos, las lentejas, la col, las cebollas, el brócoli, la coliflor, el pan integral, los hongos y la cerveza y otras bebidas carbonatadas. Si los productos lácteos son un problema, prueba con variedades bajas en lactosa o sin lactosa.
  • Comer menos alimentos con grasa. La grasa hace más lenta la digestión, dando más tiempo a los alientos para fermentar.
  • Reducir temporariamente los alimentos con alto contenido en fibra.La fibra ayuda a la digestión, pero muchos alimentos ricos en fibra también son grandes productores de gas. Luego de evitarlos por un tiempo, gradualmente vuelve a agregar la fibra a tu dieta. Añade productos como el Beano a los alimentos ricos en fibra para ayudar a reducir la cantidad de gas que producen.
  • Comer despacio.Intenta hacer de las comidas ocasiones relajantes. Comer cuando estás estresado o mientras caminas puede interferir con la digestión. .
  • ¡Muévete! Puede ser útil dar un paseo después de comer.
  • Prueba con un remedio sin receta. Algunos productos como Lactaid o Dairy Ease ayudan a digerir la lactosa. No se ha demostrado que los productos que contienen simeticona (Gas-X, Mylanta Gas) sean útiles, pero se usan comúnmente para ayudar a romper las burbujas de gas.

Los episodios de exceso de hinchazón, eructos o gas suelen resolverse solos. Consulta con tu doctor si los síntomas no mejoran con los cambios en los hábitos alimenticios o si notas:

  • Diarrea
  • Dolor abdominal persistente o serio
  • Heces con sangre
  • Cambios en el color o frecuencia de las heces
  • Pérdida de peso no intencional
  • Dolor en el pecho

Estos síntomas podrían señalar una enfermedad digestiva oculta. Los síntomas intestinales pueden dar vergüenza, pero no dejes que la vergüenza no te permita buscar ayuda. Hay tratamientos disponibles.

April 15, 2014