Multimedia

La congelación es una lesión causada por el congelamiento de la piel y los tejidos subyacentes. Primero, la piel se vuelve muy fría y roja, luego se entumece y se vuelve dura y pálida. La congelación es más frecuente en los dedos de las manos y de los pies, la nariz, las orejas, las mejillas y el mentón. La piel expuesta al clima frío y ventoso es más vulnerable a la congelación. Pero la congelación puede ocurrir en la piel protegida por guantes u otras prendas.

La congelación leve, que es la primera etapa de la congelación, no causa daños permanentes en la piel. Se puede tratar la congelación muy leve con primeros auxilios, entre ellos, volver a calentar la piel. Todos los otros tipos de congelación requieren atención médica ya que puede dañar la piel, los tejidos, los músculos y los huesos. Las posibles complicaciones de la congelación grave comprenden infecciones y lesiones a los nervios.

Oct. 15, 2014