Análisis y diagnósticos

Escrito por personal de Mayo Clinic

El pie caído es un trastorno que se diagnostica, generalmente, durante una exploración física. El médico querrá observarte mientras caminas y verificar algunos músculos de la pierna para saber si están débiles. Además, el médico controlará el entumecimiento de la parte anterior de la pierna, así como de la parte superior del pie y de los dedos. En algunos casos, se recomienda realizar análisis adicionales.

Pruebas de diagnóstico por imágenes

A veces, el pie caído es causado por el crecimiento excesivo del hueso en el conducto vertebral, o por un tumor o quiste que ejerce presión en el nervio de la rodilla o de la columna vertebral. Las pruebas de diagnóstico por imágenes pueden ayudar a identificar este tipo de problemas.

  • Radiografías. Las radiografías convencionales utilizan un nivel de radiación bajo para visualizar una masa de tejido blando o una lesión en el hueso que puede causar los síntomas.
  • Ecografía. Esta tecnología utiliza ondas sonoras para generar imágenes de las estructuras internas. Puede utilizarse para controlar quistes o tumores que puedan estar presionando el nervio.
  • Exploración por tomografía computarizada (TC). La tomografía computarizada compagina imágenes de rayos X tomadas desde distintos ángulos para formar vistas transversales de las estructuras del interior del cuerpo.
  • Imágenes por resonancia magnética (RM). Estas pruebas utilizan ondas de radio y un campo magnético fuerte para crear imágenes detalladas. Las imágenes por resonancia magnética son particularmente útiles para visualizar las lesiones en los tejidos blandos que pueden estar comprimiendo un nervio.

Análisis de nervios

La electromiografía y los estudios de conducción nerviosa miden la actividad eléctrica en los músculos y en los nervios. Estos análisis pueden ser incómodos, pero son muy útiles para determinar la ubicación del daño a lo largo del nervio afectado.

Nov. 27, 2014