Las etiquetas de los alimentos detallan los alérgenos alimentarios para ayudarte a evitar una reacción alérgica. A continuación te damos el detalle de los ocho principales alérgenos alimentarios.

Escrito por personal de Mayo Clinic

En los Estados Unidos, la Administración de Alimentos y Medicamentos (Food and Drug Administration, FDA) obliga a los fabricantes de alimentos a incluir los ocho ingredientes más frecuentes que provocan alergias alimentarias. La mayoría de los países tienen reglas similares. En los Estados Unidos, la información sobre las alergias alimentarias debe redactarse con terminología simple que puedan comprender tanto adultos como niños.

Los ocho alimentos de las etiquetas de alergias alimentarias representan aproximadamente el 90 por ciento de las reacciones alérgicas. Estos ocho alimentos son:

  • Leche
  • Huevos
  • Maníes
  • Frutos secos (como almendras, marañones, nueces)
  • Pescado (como róbalo, bacalao, lenguado)
  • Mariscos (como cangrejo, langosta, camarones)
  • Soja
  • Trigo

Las etiquetas de los alimentos en EE. UU. hacen que no tengas que estar adivinando lo que dicen, lo que te ayuda a identificar más fácilmente los alimentos que podrían causar una reacción alérgica. A continuación te presentamos respuestas a algunas preguntas frecuentes sobre los requisitos de las etiquetas de los alimentos.

  • ¿Qué alimentos tienen etiquetas? Los alimentos nacionales o importados deben tener una etiqueta que enumere si el producto contiene uno de los ocho alérgenos principales.
  • ¿Qué información sobre alergias contiene la etiqueta? La etiqueta enumera el tipo de alérgeno —por ejemplo, el tipo de fruto seco (almendra, nuez) o el tipo de crustáceo (cangrejo, camarones)—, así como cualquier ingrediente que contenga una proteína de los ocho alérgenos alimentarios principales. Las etiquetas también mencionan todo alérgeno que se encuentre en los saborizantes, colorantes u otros aditivos.
  • ¿Qué alimentos no tienen etiquetas? Los productos frescos, los huevos, la carne fresca y determinados aceites altamente refinados no requieren de un listado de ingredientes en las etiquetas.

Las leyes sobre etiquetado de alimentos exigen que se identifiquen los alérgenos alimentarios, incluso en muy pequeñas cantidades; aunque solo cuando están presentes como ingredientes. A los fabricantes no les exigen que incluyan advertencias sobre alérgenos alimentarios introducidos en forma accidental durante la fabricación o el envasado (contaminación cruzada). Esto podría provocar inconvenientes si eres muy sensible a los alérgenos alimentarios.

Muchos fabricantes adjuntan advertencias en forma voluntaria, aunque estas etiquetas con recomendaciones no siempre son claras. Además, los fabricantes tienen diferentes formas de decir que un alérgeno alimentario está presente. Por ejemplo, las etiquetas pueden decir «elaborado en una fábrica que también procesa trigo» o «puede contener soja».

La FDA está trabajando en cómo hacer para que estas etiquetas con advertencias sean más estandarizadas, de manera tal que sea más simple identificar cuáles productos contienen alérgenos. Si tienes dudas de que un producto contenga algo a lo que eres alérgico, mejor evítalo hasta que consultes con el médico.

Si bien la intolerancia al gluten es diferente de una alergia alimentaria, puede provocar problemas de salud graves en personas que tienen enfermedad celíaca, un trastorno digestivo crónico. El gluten es una proteína presente en cereales como el trigo, la cebada y el centeno. Se encuentra en muchos alimentos e ingredientes de alimentos.

Recientemente, la FDA estableció pautas para el uso del término «sin gluten» en las etiquetas de alimentos. Cualquier producto que indique ser «sin gluten» no debe contener ningún ingrediente que sea:

  • Un cereal que contiene gluten
  • Un derivado de un cereal que contiene gluten y que no ha sido procesado para eliminar el gluten
  • Un derivado de un cereal que contiene gluten y que ha sido procesado para eliminar el gluten, si el uso de dicho ingrediente implica la presencia de 20 partes por millón (ppm) o más de gluten en el alimento.

Actualmente, la etiqueta «sin gluten» es voluntaria; es decir, depende del fabricante colocarla o no. Muchos alimentos no contienen gluten naturalmente y pueden tener o no la etiqueta correspondiente.

Siempre vuelve a revisar las etiquetas para asegurarte de saber lo que comes y bebes. Si bien un producto alimenticio puede haber sido seguro la última vez que lo compraste o consumiste, es posible que los ingredientes hayan cambiado o que hayan actualizado la etiqueta. Si tienes alguna duda sobre los ingredientes de los alimentos, comunícate con el fabricante para saber si es posible que el alimento contenga un alérgeno alimentario.

Nov. 03, 2016