Diagnósticos

There's no perfect test used to confirm or rule out a food allergy. Your doctor will consider a number of factors before making a diagnosis. These factors include.

  • Your symptoms. Give your doctor a detailed history of your symptoms — which foods, and how much, seem to cause problems.
  • Your family history of allergies. Also share information about members of your family who have allergies of any kind.
  • A physical examination. A careful exam can often identify or exclude other medical problems.
  • A skin test. A skin prick test can determine your reaction to a particular food. In this test, a small amount of the suspected food is placed on the skin of your forearm or back. A doctor or another health professional then pricks your skin with a needle to allow a tiny amount of the substance beneath your skin surface.

    If you're allergic to a particular substance being tested, you develop a raised bump or reaction. Keep in mind, a positive reaction to this test alone isn't enough to confirm a food allergy.

  • A blood test. A blood test can measure your immune system's response to particular foods by measuring the allergy-related antibody known as immunoglobulin E (IgE).

    For this test, a blood sample taken in your doctor's office is sent to a medical laboratory, where different foods can be tested.

  • Elimination diet.You may be asked to eliminate suspect foods for a week or two and then add the food items back into your diet one at a time. This process can help link symptoms to specific foods. However, elimination diets aren't foolproof.

    An elimination diet can't tell you whether your reaction to a food is a true allergy instead of a food sensitivity. Also, if you've had a severe reaction to a food in the past, an elimination diet may not be safe.

  • Oral food challenge. During this test, done in the doctor's office, you'll be given small but increasing amounts of the food suspected of causing your symptoms. If you don't have a reaction during this test, you may be able to include this food in your diet again.

Tratamiento

La única forma de evitar una reacción alérgica es no comer los alimentos que pueden causar signos y síntomas. Sin embargo, a pesar de que hagas tu mayor esfuerzo, puedes tener contacto con un alimento que causa una reacción.

En caso de una reacción alérgica menor, los antihistamínicos de venta libre o recetados pueden ayudar a reducir los síntomas. Estos medicamentos pueden tomarse después de la exposición a un alimento que causa alergia para ayudarte a aliviar la picazón o la urticaria. Sin embargo, los antihistamínicos no pueden tratar una reacción alérgica grave.

En caso de una reacción alérgica grave, es posible que tengas que acudir a la sala de urgencias para que te apliquen una inyección de epinefrina de urgencia. Muchas personas alérgicas llevan consigo un autoinyector de epinefrina (Adrenaclick, EpiPen). Este dispositivo es una combinación de una jeringa y una aguja oculta que inyecta una sola dosis del medicamento cuando se lo presiona contra el muslo.

Si el médico te recetó un autoinyector de epinefrina, haz lo siguiente:

  • Asegúrate de saber cómo usar el autoinyector. Asimismo, asegúrate de que las personas más cercanas a ti sepan cómo administrar el medicamento —si están contigo durante una urgencia anafiláctica, podrían salvarte la vida—.
  • Llévalo contigo en todo momento. Quizá sea una buena idea tener un autoinyector adicional en el auto o en el escritorio en tu trabajo.
  • Siempre asegúrate de reemplazar la epinefrina antes de que llegue a su fecha de vencimiento o podría no funcionar correctamente.

Tratamientos experimentales

Si bien hay investigaciones constantes para encontrar mejores tratamientos que reduzcan los síntomas de alergia alimentaria y prevengan los ataques de alergia, no existe un tratamiento comprobado que pueda prevenir o aliviar los síntomas por completo.

Los siguientes son los tratamientos que se están estudiando:

  • Terapia con antiinmunoglobulina E. El medicamento omalizumab (Xolair) afecta la capacidad del cuerpo de absorber la inmunoglobulina E. En la actualidad, se está investigando este medicamento para el tratamiento del asma alérgico y de las alergias alimentarias.

    Este tratamiento aún se considera experimental, y se deben realizar más investigaciones acerca de la seguridad del medicamento a largo plazo. Se ha vinculado a un aumento potencial en el riesgo de tener anafilaxis.

  • Inmunoterapia oral. Los investigadores estudian el uso de la inmunoterapia oral como tratamiento para las alergias alimentarias. Se tragan o se colocan debajo de la lengua (método sublingual) pequeñas dosis de los alimentos a los que eres alérgico. La dosis del alimento que provoca alergia se incrementa en forma gradual.

    Los resultados iniciales parecen prometedores, incluso en las personas con alergia al maní, al huevo y a la leche. Sin embargo, deben realizarse más investigaciones para garantizar que este tratamiento sea seguro.

  • Exposición temprana. En el pasado, se recomendaba que los niños evitaran alimentos alérgenos para reducir la probabilidad de presentar alergias. Pero, en un estudio reciente, se seleccionaron bebés con alto riesgo (bebés con dermatitis atópica, alergia al huevo o a las dos cosas) y se los hizo consumir o evitar productos a base de maní desde los 4 a los 11 meses hasta los 5 años.

    Los investigadores descubrieron que los niños con alto riesgo que consumieron proteína de maní con regularidad, como mantequilla de maní o tentempiés con sabor a maní, fueron de un 70 a un 86 por ciento menos propensos a presentar alergia al maní. Estos resultados podrían influir en las pautas de las alergias alimentarias en el futuro.

Lifestyle and home remedies

Una de las claves para prevenir una reacción alérgica es evitar de manera total los alimentos que causan los síntomas.

  • No des nada por sentado. Siempre lee las etiquetas de los alimentos para asegurarte de que no contengan un ingrediente al que eres alérgico. Incluso si crees saber lo que hay en un alimento, verifica la etiqueta. A veces, los ingredientes cambian.

    Las etiquetas de los alimentos deben detallar con claridad si contienen alérgenos alimentarios frecuentes. Lee cuidadosamente las etiquetas de los alimentos para evitar las fuentes de alérgenos más frecuentes: leche, huevos, maní, frutos secos, pescado, mariscos, soja y trigo.

  • Ante la duda, recházalo con amabilidad. En los restaurantes y en las reuniones sociales, siempre existe riesgo de comer algún alimento al que eres alérgico. Muchas personas no entienden la gravedad de una reacción alérgica a los alimentos y, tal vez, no se dan cuenta de que una pequeña cantidad puede causar una reacción grave en algunas personas.

    Si tienes la más mínima sospecha de que un alimento puede tener un ingrediente al que eres alérgico, evítalo a toda costa.

  • Involucra a las personas responsables del cuidado. Si tu hijo tiene una alergia alimentaria, busca la ayuda de familiares, niñeras, maestros y otras personas responsables del cuidado. Asegúrate de que entiendan la importancia de que tu hijo evite los alimentos que le causan alergia y que sepan qué hacer ante una urgencia.

    También es importante informarles a las personas responsables del cuidado sobre las medidas que pueden tomar para prevenir una reacción en primer lugar, como lavarse bien las manos y limpiar las superficies que podrían haber entrado en contacto con los alimentos que causan alergia.

Medicina alternativa

La investigación sobre tratamientos alternativos para las alergias alimentarias es limitada. Sin embargo, algunas personas los prueban y afirman que algunos de ellos ayudan.

El tratamiento de inyección en puntos de acupuntura ha demostrado ser beneficioso para el tratamiento de urticaria, pero se necesita más investigación para confirmar estos hallazgos. Si decides probar uno de estos tratamientos, asegúrate de trabajar con un proveedor certificado y experimentado.

Estrategias de afrontamiento, y apoyo

Una alergia alimentaria puede ser un motivo de preocupación constante que afecta la vida en el hogar, en la escuela y en el trabajo. Las actividades diarias que suelen ser sencillas para la mayoría de las familias, como hacer las compras o preparar comidas, pueden volverse situaciones de estrés para las familias y las personas responsables del cuidado de individuos con alergias alimentarias.

Ten en cuenta estas estrategias para ayudarte a controlar el estrés relacionado con tu alergia alimentaria o la de tu hijo:

  • Conéctate con otras personas. Tener la posibilidad de intercambiar información y hablar acerca de las alergias alimentarias con otras personas que comparten tus preocupaciones puede ser muy útil.

  • Hay varios sitios de Internet y organizaciones sin fines de lucro que ofrecen información y foros para hablar acerca de las alergias alimentarias. Algunos de ellos están especialmente dirigidos a padres de niños con alergias alimentarias. El sitio web de Food Allergy Research & Education (Investigación y Educación sobre Alergias Alimentarias) te permitirá encontrar grupos de apoyo y eventos en la zona donde vives.

  • Informa a los que te rodean. Asegúrate de que los familiares y las personas responsables del cuidado de tu hijo, como niñeras y personal de la escuela, comprendan en detalle la alergia alimentaria de tu hijo.
  • Toma acciones para abordar el acoso. Los niños suelen ser objeto de acoso en la escuela debido a las alergias alimentarias. Hablar acerca de la alergia de tu hijo con el personal de la escuela reducirá, en gran medida, el riesgo de que sea víctima de acoso.

Preparación para la consulta

Como las consultas con el médico pueden ser breves y suele haber mucho para hablar, es aconsejable que te prepares bien para la consulta. La siguiente información te ayudará a prepararte para la consulta y a saber qué esperar del médico.

  • Anota cualquier síntoma que hayas tenido, incluso los que parezcan no tener relación con el motivo de tu consulta.
  • Anota tu información personal más importante, incluso lo que te genere mayor estrés o cualquier cambio reciente en tu vida.
  • Haz una lista de todos los medicamentos, las vitaminas y los suplementos que estés tomando.
  • Si es posible, pídele a un familiar o a un amigo que te acompañe. En ocasiones, puede ser difícil recordar toda la información que se proporciona durante una consulta. La persona que te acompañe puede recordar algún detalle que se te pasó por alto u olvidaste.
  • Escribe preguntas para hacerle al médico.

Tu tiempo con el médico es limitado; por eso, preparar una lista de preguntas te ayudará a aprovechar ese tiempo al máximo. Ordena las preguntas de la más importante a la menos importante, por si se acaba el tiempo. Algunas preguntas básicas para hacerle al médico son:

  • ¿Es probable que la causa de mi enfermedad sea una alergia alimentaria u otra reacción?
  • ¿Qué tipo de pruebas necesito hacerme?
  • ¿Es probable que mi enfermedad sea temporal o duradera?
  • ¿Qué tratamientos hay disponibles y cuáles me recomiendas?
  • ¿Cuáles son las alternativas al enfoque principal que sugieres?
  • Tengo otros problemas de salud. ¿Cómo puedo controlarlos de manera conjunta?
  • ¿Debo respetar alguna restricción en la dieta?
  • ¿Debería consultar a un especialista? ¿Cuánto costará? ¿Mi seguro cubrirá la consulta con un especialista?
  • ¿Existe alguna alternativa genérica al medicamento que me recetas?
  • ¿Tienes algún material impreso que pueda llevarme a casa? ¿Qué sitios web recomiendas visitar?

Si tu hijo está consultando al médico por una alergia alimentaria, también es conveniente que preguntes:

  • ¿Es probable que mi hijo supere su alergia?
  • ¿Hay alternativas a los alimentos que provocan los síntomas de alergia en mi hijo?
  • ¿Cómo puedo ayudar a mi hijo que padece una alergia alimentaria a mantenerse seguro en la escuela?

Además de las preguntas que hayas preparado para hacerle a tu médico, no dudes en hacer más preguntas durante la consulta.

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga una serie de preguntas. Estar preparado para responderlas puede ahorrarte tiempo que podrás utilizar para hablar sobre cualquier tema al que quieras dedicarle más tiempo. El médico puede preguntarte:

  • ¿Cuándo comenzaste a tener los síntomas?
  • ¿Cuán intensos son los síntomas?
  • ¿Cuánto tardaron en aparecer los síntomas luego de comer el alimento al que sospechas que eres alérgico?
  • ¿Tomaste medicamentos de venta libre para la alergia, como antihistamínicos, y si los tomaste, ayudaron?
  • ¿Tu reacción parece siempre desencadenarse por un determinado alimento?
  • ¿Cuánto comiste antes de la reacción?
  • ¿El alimento que causó la reacción estaba cocido o crudo?
  • ¿Sabes cómo fue preparado el alimento?
  • ¿Existe algo que, al parecer, mejore los síntomas?
  • ¿Existe algo que, al parecer, esté empeorando los síntomas?

Qué puedes hacer mientras tanto

Si sospechas que tienes una alergia alimentaria, evita toda exposición a ese alimento hasta tu consulta con el médico. Si comes el alimento y tienes una reacción leve, los antihistamínicos de venta libre pueden ayudar a aliviar los síntomas. Busca ayuda de emergencia si tienes una reacción más grave o signos y síntomas de anafilaxia.

May 02, 2017
References
  1. Luyt D, et al. Diagnosis and management of food allergy in children (Diagnóstico y tratamiento de la alergia alimentaria en niños). Paediatrics and Child Health (Pediatría y Salud Infantil). 2016;26:7.
  2. Boyce JA, et al. Guidelines for the diagnosis and management of food allergy in the United States: Report of the NIAID-sponsored expert panel (Pautas para el diagnóstico y el manejo de alergias alimentarias en los Estados Unidos: Informe del panel de expertos patrocinado por el NIAID). Bethesda, Md.: National Institute of Allergy and Infectious Diseases (Instituto Nacional de Alergia y Enfermedades Infecciosas). http://www.niaid.nih.gov/topics/foodallergy/clinical/Pages/default.aspx. Último acceso: 19 de septiembre de 2016.
  3. Food allergy (Alergia alimentaria). American College of Allergy, Asthma, and Immunology (Colegio Americano de Alergia, Asma e Inmunología). http://acaai.org/allergies/types/food-allergies. Último acceso: 19 de septiembre de 2016.
  4. Feldweg AM. Exercise-induced anaphylaxis: Clinical manifestations, epidemiology, pathogenesis, and diagnosis (Anafilaxia causada por el ejercicio físico: manifestaciones clínicas, epidemiología, patogénesis y diagnóstico). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 19 de septiembre de 2016.
  5. Nowak-Wegrzyn A. Clinical manifestations and diagnosis of oral allergy syndrome (pollen-food allergy syndrome) (Manifestaciones clínicas y diagnóstico del síndrome de alergia oral [síndrome de alergia alimentaria y al polen]). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 19 de septiembre de 2016.
  6. Food allergy (Alergia alimentaria). American Academy of Allergy, Asthma and Immunology (Academia Americana de Alergia, Asma e Inmunología). https://www.aaaai.org/conditions-and-treatments/library/at-a-glance/food-allergy. Último acceso: 19 de septiembre de 2016.
  7. What is celiac disease? (¿Qué es la celiaquía?). Celiac Support Association (Asociación para Apoyo a Celíacos). https://www.csaceliacs.org/celiac_disease_defined.jsp. Último acceso: 27 de septiembre de 2016.
  8. Burks W. Clinical manifestations of food allergy: An overview (Manifestaciones clínicas de la alergia alimentaria: descripción general). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 19 de septiembre de 2016.
  9. Wood RA, et al. A randomized, double-blind, placebo-controlled study of omalizumab combined with oral immunotherapy for the treatment of cow's milk allergy (Estudio aleatorizado, doble ciego y controlado con placebo de omalizumab en combinación con inmunoterapia oral para el tratamiento de la alergia a la leche de vaca). Journal of Allergy and Clinical Immunology (Revista de Alergia e Inmunología Clínica). 2016;137:1103.
  10. Patel BY, et al. Food allergy: Common causes, diagnosis, and treatment (Alergia alimentaria: causas frecuentes, diagnóstico y tratamiento). Mayo Clinic Proceedings (Procedimientos de Mayo Clinic). 2015;90:1411.
  11. 12 tips for avoiding cross-contact of food allergens (12 consejos para evitar el contacto cruzado de alérgenos alimentarios). Kids With Food Allergies (Niños con alergias alimentarias). http://www.kidswithfoodallergies.org/page/prevent-allergic-reactions-in-your-home.aspx. Último acceso: 27 de septiembre de 2016.
  12. 10 school planning tips when your child has a food allergy (10 consejos de planificación para la escuela si tu hijo tiene alergia alimentaria). Kids With Food Allergies (Niños con alergias alimentarias). http://www.kidswithfoodallergies.org/page/food-allergy-school-planning-tips-for-parents.aspx. Último acceso: 27 de septiembre de 2016.
  13. Egan M, et al. Doctor, my child is bullied: Food allergy management in schools (Doctor, mi hijo es objeto de acoso: tratamiento de la alergia alimentaria en la escuela). Current Opinion in Allergy and Clinical Immunology (Opinión actual sobre alergia e inmunología clínica). 2016;16:291.
  14. Food allergy (Alergia alimentaria). Natural Medicines Comprehensive Database (Base de datos exhaustiva de medicamentos naturales). http://www.naturaldatabase.com. Último acceso: 20 de septiembre de 2016.