Una persona tiene pie plano cuando el arco de la parte interna del pie está aplanado, lo que hace que la planta del pie entera toque el suelo cuando la persona está de pie.

El pie plano es una afección frecuente que en general no causa dolor, y puede ocurrir cuando los arcos no se desarrollan durante la infancia. En otros casos, el pie plano se desarrolla después de una lesión o por el simple desgaste de la edad.

A veces, el pie plano contribuye a problemas en los tobillos y las rodillas porque la enfermedad puede alterar la alineación de las piernas. Si no sientes dolor, generalmente no es necesario que recibas tratamiento para el pie plano.

La mayoría de las personas no presentan signos o síntomas asociados con el pie plano. Sin embargo, algunas experimentan dolor de pie, en especial en el talón o en la zona del arco. El dolor puede empeorar con la actividad. También puede producirse hinchazón a lo largo de la parte interna del tobillo.

Cuándo consultar al médico

Habla con tu médico si tú o tu hijo tienen dolor de pie.

El pie plano es normal en los bebés y niños pequeños, ya que el arco del pie todavía no se desarrolló. En la mayoría de las personas, el arco se desarrolla durante la infancia, pero en algunas personas el arco nunca se desarrolla. Se trata de una variación normal en el tipo de pie, y las personas que no tienen arco pueden tener problemas o no.

Algunos niños tienen un pie plano flexible, en el que el arco es visible cuando el niño está sentado o en puntas de pie, pero desaparece cuando el niño está de pie. La mayoría de los niños superan el pie plano flexible sin problemas.

El arco también puede aplanarse con el paso del tiempo. Los años de desgaste pueden debilitar el tendón que se extiende a lo largo de la parte interna del tobillo y ayuda a sostener el arco.

Algunos de los factores que pueden aumentar el riesgo de sufrir pie plano son:

  • Obesidad
  • Lesión en el pie o el tobillo
  • Artritis reumatoide
  • Envejecimiento
  • Diabetes

Si los pies te causan mucho dolor, el médico general puede derivarte a un médico especializado en trastornos del pie (podólogo) o en medicina del deporte.

Qué puedes hacer

Usa tu calzado diario para ir a la consulta, de manera que el médico pueda observar los patrones de desgaste en las suelas. Antes de la consulta, sería conveniente que escribas respuestas para las preguntas siguientes:

  • ¿Cuándo notaste problemas en tus pies por primera vez?
  • ¿Tienes algún otro problema médico?
  • ¿Tus padres o hermanos tienen pie plano?
  • ¿Alguna vez te lesionaste el pie o el tobillo?
  • ¿Qué medicamentos y suplementos tomas habitualmente?

Qué esperar del médico

El médico podría hacerte algunas de las siguientes preguntas:

  • ¿Dónde te duele exactamente?
  • ¿Cómo describirías el dolor: sordo, agudo o ardor?
  • ¿Algún movimiento o posición específica alivia el dolor o lo empeora?
  • ¿El tipo de calzado que usas afecta el dolor?
  • ¿Puedes pararte en puntas de pie con ese pie?
  • ¿Has probado los soportes para el arco?
  • ¿Cómo afecta tu vida el dolor?

Para ver la mecánica de tus pies, el médico los observará de adelante y de atrás, y te pedirá que te pares en puntas de pie. También podría observar el patrón de desgaste de tus zapatos.

Pruebas de diagnóstico por imágenes

Si sientes mucho dolor en los pies, es posible que el médico pida pruebas como las siguientes:

  • Radiografías. Una radiografía simple utiliza una pequeña cantidad de radiación para producir imágenes de los huesos y las articulaciones de los pies. Es particularmente útil para detectar la artritis.
  • Tomografía computarizada (TC). Esta prueba toma radiografías del pie desde diferentes ángulos y proporciona mucho más detalle que una radiografía común.
  • Ecografía. Si tu médico sospecha que tienes un tendón lesionado, es posible que pida esta prueba, que utiliza ondas sonoras para producir imágenes detalladas de los tejidos blandos del cuerpo.
  • Imágenes por resonancia magnética (RM). Usando ondas radioeléctricas y un imán potente, las RM proporcionan un detalle minucioso de los tejidos duros y blandos.

No es necesario realizar ningún tratamiento para el pie plano si no sientes dolor.

Terapia

Si sientes dolor por el pie plano, tu médico puede sugerir lo siguiente:

  • Soportes para el arco (dispositivos ortopédicos). Los soportes para el arco que se venden sin receta pueden ayudar a aliviar el dolor que causa el pie plano. O bien, tu médico podría sugerir soportes para el arco diseñados a medida, que se moldean según el contorno de tus pies. Los soportes para el arco no curan el pie plano, pero a menudo reducen los síntomas.
  • Ejercicios de estiramiento. Algunas personas con pie plano también tienen el tendón de Aquiles acortado. Los ejercicios para estirar este tendón pueden ayudar.
  • Calzado con buen soporte. El calzado con un buen soporte estructural puede ser más cómodo que las sandalias o los zapatos con poco soporte.
  • Fisioterapia. En algunos corredores, el pie plano puede contribuir a las lesiones por sobrecarga. Un fisioterapeuta puede grabar un video para analizar cómo corres y ayudar a mejorar tu forma y técnica.

Cirugía

La cirugía no se realiza solo para corregir el pie plano. No obstante, podrían hacerte una cirugía por un problema relacionado, como un desgarro o una rotura de tendón.

Si el pie plano te produce un dolor leve, puedes intentar lo siguiente:

  • Descanso. Evita las actividades que puedan empeorar la enfermedad. Participa en actividades de bajo impacto, como caminar, andar en bicicleta o nadar, en lugar de saltar y correr.
  • Soportes para el arco. Los soportes para el arco de venta libre pueden darte mayor comodidad.
  • Medicamentos. Los analgésicos de venta libre pueden ayudar.
  • Pérdida de peso. Perder peso puede reducir la sobrecarga en tus pies.
June 12, 2015