Los termómetros tienen una variedad de estilos. Conoce los diferentes tipos de termómetros y cómo elegir el correcto para ti.

Escrito por personal de Mayo Clinic

Elegir el mejor termómetro para tu familia puede ser algo confuso. A continuación te mostramos lo que necesitas saber sobre los termómetros más comunes.

Los termómetros digitales regulares utilizan sensores de calor electrónicos para registrar la temperatura corporal. Estos termómetros pueden utilizarse en el recto, la boca o la axila.

Por lo general, las temperaturas de la axila suelen ser las menos precisas. Las temperaturas rectales proporcionan las mejores lecturas para los lactantes, en especial los de 3 meses o menos, así como los niños de hasta 3 años de edad. En el caso de los niños mayores y los adultos, las lecturas orales son, por lo general, las más precisas — siempre y cuando la boca esté cerrada y el termómetro en su lugar.

Si planeas utilizar un termómetro digital para tomar las temperaturas tanto orales como rectales, necesitas dos termómetros digitales y etiquetar uno para uso oral y el otro para uso rectal. No utilices el mismo termómetro en ambos lugares.

Los pros:

  • La mayoría de los termómetros digitales pueden registrar temperaturas de la boca, axila o recto — con frecuencia en un minuto o menos.
  • El uso del termómetro digital es adecuado para los recién nacidos, lactantes, niños y adultos.

Los contras:

  • Los padres pueden preocuparse por causar alguna molestia al niño cuando se toma la temperatura de forma rectal.
  • Necesitas esperar 15 minutos después de comer o beber para tomar una temperatura oral. De lo contrario, la temperatura de tu comida o bebida podría afectar la lectura del termómetro.
  • Puede ser difícil para los niños — o para cualquier persona que respire por la boca — mantener la boca cerrada durante el tiempo necesario para obtener una lectura oral precisa.

Los termómetros digitales para el oído, también llamados termómetros timpánicos, utilizan un rayo infrarrojo para medir la temperatura dentro del canal auditivo.

Los pros:

  • Cuando se colocan de forma adecuada, los termómetros digitales para el oído son rápidos y, por lo general, cómodos para niños y adultos.
  • Los termómetros digitales para el oído son adecuados para lactantes de más de 6 meses, niños mayores y adultos.

Los contras:

  • No se recomienda utilizar los termómetros digitales para el oído en recién nacidos.
  • El cerumen o un pequeño y curvado canal auditivo pueden interferir con la precisión de la temperatura tomada con un termómetro digital para el oído.

Si tu hijo utiliza chupete, puedes probar con un termómetro digital con chupete. Tu hijo simplemente succionará el chupete hasta que se registre la temperatura máxima.

Los pros:

  • Es probable que tu hijo no se dé cuenta de que le estás tomando la temperatura.

Los contras:

  • No se recomienda utilizar termómetros digitales con chupete en recién nacidos.
  • Para una lectura más precisa, tu hijo debe sostener el chupete en su boca por alrededor de tres a cinco minutos — lo que es difícil para muchos niños pequeños.
  • Algunas investigaciones recientes no respaldan la precisión de las lecturas de temperatura de los termómetros con chupete.

Los termómetros de la arteria temporal — a menudo se venden como termómetros para la frente — utilizan un escáner infrarrojo para medir la temperatura de la arteria temporal en la frente.

Los pros:

  • Los termómetros de la arteria temporal pueden registrar la temperatura de una persona con rapidez y son más fáciles de tolerar.
  • Los termómetros de la arteria temporal son adecuados para los lactantes de más de 3 meses y para los niños mayores. Algunas investigaciones recientes sugieren que un termómetro de la arteria temporal también puede proporcionar lecturas precisas para un recién nacido.
  • Otras investigaciones sugieren que los termómetros de la arteria temporal son la alternativa más precisa a los termómetros digitales rectales para tomar la temperatura de un niño.

Los contras:

  • Un termómetro de la arteria temporal puede ser más caro que otros tipos de termómetros.

Los termómetros de mercurio, alguna vez piezas básicas de la mayoría de los botiquines, utilizan mercurio encapsulado en vidrio para medir la temperatura corporal. En la actualidad, ya no se recomienda el uso de termómetros de mercurio debido a que pueden romperse y dejar que el mercurio, — que es tóxico — se escape.

Si tienes un termómetro de mercurio, no lo tires a la basura. Ponte en contacto con tu programa de recolección de basura local para saber si hay un sitio de recolección de desechos peligrosos en tu área.

Sept. 12, 2015