La expresión «macrosomía fetal» se utiliza para describir a un recién nacido significativamente más grande que el promedio.

Un bebé diagnosticado con macrosomía fetal tiene un peso de más de 8 libras y 13 onzas (4 kilogramos) al momento de nacer, independientemente de su edad gestacional. Alrededor del 9 por ciento de los bebés en todo el mundo pesan más de 8 libras y 13 onzas al nacer.

Sin embargo, los riesgos asociados con la macrosomía fetal aumentan en gran medida cuando el peso al nacer es de más de 9 libras y 15 onzas (4,5 kilogramos).

La macrosomía fetal puede complicar el parto vaginal y hacer que el bebé corra el riesgo de sufrir lesiones durante el nacimiento. La macrosomía fetal también aumenta el riesgo de problemas de salud para el bebé después del nacimiento.

April 16, 2015