Las causas de los espasmos esofágicos no están claras. Sin embargo, parecen estar relacionados con el funcionamiento anormal de los nervios que controlan los músculos que se usan al tragar.

Un esófago sano por lo general mueve la comida hacia dentro del estómago a través de una serie de contracciones musculares coordinadas. Los espasmos esofágicos hacen que a los músculos en las paredes del esófago inferior les resulte difícil coordinar para poder mover la comida hacia el estómago.

Existen dos tipos de espasmos esofágicos:

  • Contracciones ocasionales (espasmos esofágicos difusos). Este tipo de espasmo puede ser doloroso y, por lo general, está acompañado por la regurgitación de la comida o los líquidos.
  • Contracciones dolorosamente fuertes (esófago en cascanueces). Aunque es doloroso, este tipo de espasmo, también conocido como «esófago en martillo neumático», puede no causar la regurgitación de comida o líquidos.
Oct. 21, 2015