El mismo proceso que produce una enfermedad del corazón también puede ocasionar disfunción eréctil, sólo que más temprano.

Escrito por personal de Mayo Clinic
La disfunción eréctil — la incapacidad de lograr y mantener una erección suficientemente firme para el sexo — puede ser una señal temprana que advierte problemas actuales o futuros del corazón. Por otra parte, si sufres de una enfermedad del corazón, el tratamiento adecuado puede aliviar la disfunción eréctil. Infórmate sobre la conexión y qué puedes hacer tú.

En el pasado, se pensaba que la acumulación de placas en las arterias del cuerpo (aterosclerosis) explicaba por qué la disfunción eréctil a menudo precedía a los problemas del corazón. Se suponía que la acumulación de placas reducía el flujo de sangre en el pene, lo cual dificultaba una erección.

En cambio, hoy los expertos piensan que la disfunción eréctil que antecede a los problemas del corazón se debe más a menudo a la disfunción del revestimiento interno de los vasos sanguíneos (endotelio) y del músculo liso. La disfunción endotelial produce un suministro insuficiente de sangre al corazón,y disminuye el flujo de sangre al pene. Esto a su vez contribuye a la aparición de aterosclerosis.

La disfunción eréctil no siempre indica un problema cardiaco oculto. Sin embargo, la investigación sugiere que los hombres con una disfunción eréctil sin causa evidente como traumatismo, y que no presentan síntomas de problemas del corazón, deberían ser sometidos a pruebas antes de iniciar un tratamiento.

Además de compartir un proceso común de la enfermedad, la disfunción eréctil y la enfermedad del corazón comparten además muchos factores de riesgo:

  • Diabetes. Los diabéticos tienen un riesgo mayor de presentar disfunción eréctil y enfermedad del corazón.
  • Consumir productos de tabaco. Fumar aumenta tu riesgo de sufrir una enfermedad vascular y puede producir disfunción eréctil.
  • Consumo de alcohol. Tomar mucho alcohol puede ocasionar enfermedad cardiaca y favorecer otras causas del problema como hipertensión o colesterol anormal. Además el alcohol dificulta la erección.
  • Hipertensión. Con el tiempo la alta presión daña el revestimiento de las arterias y acelera el proceso de enfermedad vascular. Algunas medicaciones para la hipertensión, como los diuréticos de tiazida, también afectan la función sexual.
  • Colesterol elevado. Un alto nivel de colesterol de lipoproteínas de baja densidad (LDL, o “malo”) puede producir aterosclerosis.
  • Edad. A medida que envejeces, las erecciones requerirán más tiempo y posiblemente no sean tan firmes. Cuanto más joven seas, mayores probabilidades habrá de que la disfunción eréctil indique el riesgo de una enfermedad del corazón. Especialmente los hombres menores de 50 años tienen mayor riesgo. En los hombres mayores de 70 años la disfunción difícilmente constituye un signo de enfermedad del corazón.
  • Obesidad. El exceso de peso suele aumentar los factores de riesgo.
  • Nivel bajo de testosterona. Los hombres con este nivel presentan tasas más elevadas de disfunción eréctil y de enfermedad del corazón que quienes tienen niveles normales.

Si tu médico piensa que estás a riesgo de una enfermedad del corazón, considera hacer cambios a tu estilo de vida. Aumenta la actividad física, mantén un peso adecuado, deja de fumar y modera tu consumo de alcohol — o abstente por completo. Sin embargo, quizá se necesiten pruebas o tratamiento si presentas signos y síntomas más serios de enfermedad del corazón.

Si sufres al mismo tiempo de disfunción eréctil y enfermedad del corazón, habla con tu médico sobre las opciones de tratamiento. Si estás tomando medicamentos —especialmente nitratos — para una enfermedad del corazón, no es seguro usar muchos de los medicamentos que se emplean para tratar la disfunción eréctil.

Aug. 01, 2015