Diagnóstico

La afección de bazo dilatado generalmente se detecta durante un examen físico. El médico lo puede palpar cuando examina el área superior izquierda de tu abdomen. Incluso, en algunas personas, especialmente las que son delgadas, un bazo saludable y de tamaño normal a veces se puede sentir durante un examen.

El médico podrá confirmar el diagnóstico de bazo dilatado mediante algunas de las siguientes pruebas:

  • Análisis de sangre, como un hemograma completo para detectar el número de glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas en tu organismo
  • Ecografía o exploración por tomografía computarizada (TC) para ayudar a determinar el tamaño del bazo y si está empujando otros órganos
  • Resonancia magnética (RM) para rastrear el flujo sanguíneo a través del bazo

No siempre son necesarias las pruebas por imágenes para diagnosticar un bazo dilatado. Pero si el médico recomienda pruebas por imágenes, no será necesario ningún tipo de preparación especial para una ecografía o una RM.

Sin embargo, si te harán una exploración por TC, deberás abstenerte de comer antes de la prueba. Si es necesaria una preparación, el médico te informará con suficiente anticipación.

Encontrar la causa

En algunas ocasiones, tal vez debas realizarte más exámenes para encontrar la causa de la dilatación del bazo, incluidos análisis de la función hepática y un estudio de médula ósea. Estos exámenes pueden proporcionar información más detallada sobre los glóbulos sanguíneos de la que puede proporcionar la sangre extraída de las venas.

A veces, en un procedimiento llamado biopsia de médula ósea, se extrae una muestra de médula ósea sólida. O bien, es posible que te realicen un aspirado medular, en el que se extrae una muestra de la porción líquida de la médula. En muchos casos, se realizan ambos procedimientos en el mismo momento (estudio de médula ósea).

Tanto las muestras de médula ósea líquidas como las sólidas se obtienen, por lo general, de la pelvis. Se inserta una aguja en el hueso a través de una incisión. Recibirás anestesia general o local antes del estudio para aliviar las molestias.

Una biopsia del bazo con aguja es muy poco frecuente debido al riesgo de sangrado.

En algunos casos, tu médico puede recomendarte que te sometas a una cirugía para extraer el bazo si no existe una causa identificable del agrandamiento. Después de la extracción quirúrgica, se examina el bazo con un microscopio para verificar la existencia de un posible linfoma de bazo.

Tratamiento

El tratamiento para el bazo dilatado se centra en el problema preexistente. Por ejemplo, si tienes una infección bacteriana, el tratamiento incluirá antibióticos.

Conducta expectante

Si tienes un bazo agrandado (esplenomegalia), pero careces de síntomas y no se puede determinar la causa, es posible que el médico te sugiera que mantengas una conducta expectante. Tendrás que ver al médico para que te reevalúe en seis a 12 meses o antes si presentas algún síntoma.

Cirugía para extraer el bazo

Si un bazo dilatado trae complicaciones graves o la causa no puede identificarse o tratarse, la extirpación quirúrgica del bazo (esplenectomía) puede ser una opción. En casos crónicos o complicados, la cirugía puede ofrecer la mejor posibilidad de recuperación.

La extracción del bazo optativa requiere una consideración cuidadosa. Puedes llevar una vida activa sin el bazo, pero tienes más posibilidades de contraer infecciones graves o potencialmente mortales luego de la extracción del bazo. Muchas veces, la radioterapia puede encoger tu bazo y de esta forma puedes evitar la cirugía.

Disminuir el riesgo de presentar una infección después de la cirugía

Después de la extracción del bazo, ciertas medidas pueden disminuir el riesgo de que se presente una infección, incluidas las siguientes:

  • Una serie de vacunas, tanto antes como después de la esplenectomía. Estas incluyen las vacunas antineumocócica (Pneumovax 23), meningocócica y contra el Haemophilus influenzae tipo b (Hib), que protegen contra la neumonía, la meningitis y las infecciones de la sangre, los huesos y las articulaciones. Además, debes colocarte la vacuna antineumocócica cada cinco años después de la cirugía.
  • Tomar penicilina u otros antibióticos después de la cirugía y siempre que tú o tu médico sospechen de la posibilidad de una infección.
  • Llamar al médico ante la aparición del primer signo de fiebre, ya que esto puede ser un indicio de una infección.
  • Evitar viajar a ciertos lugares del mundo en donde determinadas enfermedades, como la malaria, son frecuentes.

Lifestyle and home remedies

Evita los deportes de contacto, como el fútbol, el fútbol americano y el hockey, y restringe otras actividades según las recomendaciones del médico. Modificar las actividades puede reducir el riesgo de rotura de bazo.

También es importante usar el cinturón de seguridad. Si sufres un accidente de tránsito, el cinturón de seguridad puede ayudar a evitar que te lesiones el bazo.

Por último, asegúrate de tener tus vacunas al día porque tu riesgo de infección es mayor. Esto significa al menos una dosis de vacuna antigripal inyectable al año y una dosis de refuerzo de la vacuna contra el tétanos, la difteria y la tos ferina cada 10 años. Pregunta a tu médico si necesitas otras vacunas.

Aug. 03, 2016
References
  1. Landaw SA, et al. Approach to the adult patient with splenomegaly and other splenic disorders (Enfoque para los pacientes adultos con esplenomegalia y otros trastornos esplénicos). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 14 de junio de 2016.
  2. Esplenomegalia. Merck Manual Professional Version (Versión para profesionales del Manual Merck). http://www.merckmanuals.com/professional/hematology_and_oncology/spleen_disorders/splenomegaly.html. Último acceso: 14 de junio de 2016.
  3. Longo DL, et al. Enlargement of lymph nodes and spleen (Agrandamiento de los ganglios linfáticos y el bazo). En: Harrison’s Principles of Internal Medicine (Principios de Medicina Interna de Harrison). 19.ª ed. Nueva York, N.Y.: McGraw-Hill Education; 2015. http://accessmedicine.com. Último acceso: 14 de junio de 2016.
  4. Esplenomegalia. Biblioteca Nacional de Medicina de EE. UU. https://www.nlm.nih.gov/medlineplus/ency/article/003276.htm. Último acceso: 14 de junio de 2016.
  5. Calendario de vacunación recomendados para adultos: Estados Unidos, 2016. Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (Centers for Disease Control and Prevention). https://www.cdc.gov/spanish/inmunizacion/index.html. Último acceso: 14 de junio de 2016.
  6. Hipertrofia del bazo. The Merck Manuals (Manuales Merck): Versión para público general de Manual Merck. https://www.merckmanuals.com/home/blood-disorders/spleen-disorders/enlarged-spleen. Último acceso: 14 de junio de 2016.
  7. Computed tomography (CT) — Abdomen and pelvis (Tomografía computarizada [TC]: abdomen y pelvis). Radiological Society of North America (Sociedad Radiológica de Norteamérica). http://www.radiologyinfo.org/en/info.cfm?pg=abdominct#preparation. Último acceso: 14 de junio de 2016.
  8. Magnetic resonance imaging (MRI) — Body (Resonancia magnética [RM]: cuerpo). Radiological Society of North America (Sociedad Radiológica de Norteamérica). http://www.radiologyinfo.org/en/info.cfm?pg=bodymr#preparation. Último acceso: 14 de junio de 2016.
  9. Bone marrow aspiration and biopsy. Lab Tests Online (Aspiración de médula ósea y biopsia. Análisis de laboratorio en línea). https://labtestsonline.org/understanding/analytes/bone-marrow/tab/test/. Último acceso: 28 de junio de 2016.
  10. Mesa RA (opinión de un experto). Mayo Clinic, Phoenix, Az. 14 de junio de 2016.

Bazo dilatado (esplenomegalia)