Descripción general

La encopresis, a veces llamada incontinencia fecal o defecación involuntaria, consiste en que las heces se pasen en repetidas ocasiones (por lo general de manera involuntaria) a la ropa. Por lo general, se produce cuando se acumulan heces retenidas en el colon y el recto: el colon está demasiado lleno y hay una pérdida de las heces líquidas por fuera de las heces retenidas que mancha la ropa interior. Finalmente, la retención de heces puede producir hinchazón (distensión) de los intestinos y pérdida del control de los movimientos intestinales.

La encopresis generalmente aparece después de los 4 años, cuando el niño ya ha aprendido a usar el inodoro. En la mayoría de los casos, la defecación involuntaria es un síntoma de estreñimiento crónico. Con mucha menos frecuencia, se produce sin estreñimiento y puede ser resultado de problemas emocionales.

La encopresis puede ser frustrante para los padres y vergonzante para el niño. Sin embargo, con paciencia y reforzamiento positivo, el tratamiento de la encopresis suele dar buen resultado.

Síntomas

Los signos y síntomas de la encopresis pueden incluir lo siguiente:

  • Fuga de heces o heces líquidas en la ropa interior, que pueden confundirse con diarrea
  • Estreñimiento con heces secas y duras
  • Eliminación de heces grandes que obstruyen o casi obstruyen el inodoro
  • No querer evacuar el intestino
  • Que transcurran largos períodos entre las evacuaciones
  • Falta de apetito
  • Dolor abdominal
  • Problemas con la continencia urinaria durante el día o mojar la coma (enuresis)
  • Cistitis reiterada, por lo general, en las niñas

Cuándo consultar con el médico

Llama al médico si tu hijo ya dejó los pañales y empieza a tener uno o más de los síntomas indicados anteriormente.

Causas

Existen varias causas de la encopresis, incluidos el estreñimiento y los problemas emocionales.

Estreñimiento

La mayoría de los casos de encopresis son resultado del estreñimiento crónico. Cuando tiene estreñimiento, las heces del niño son duras, secas y pueden ser difíciles de pasar. Como resultado, el niño evita ir al baño, lo cual empeora el problema.

Cuanto más tiempo permanezcan las heces en el colon, más difícil es para el niño expulsarlas. El colon se estira y, finalmente, afecta los nervios que avisan cuándo es momento de ir al baño. Cuando el colon está demasiado lleno, puede haber pérdidas de heces blandas o líquidas por fuera de las heces retenidas o pérdida del control del movimiento intestinal.

Algunas de las causas del estreñimiento incluyen las siguientes:

  • Contener las heces debido al miedo de usar el inodoro (especialmente cuando se está fuera de casa) o porque las heces son dolorosas
  • No querer interrumpir los juegos u otras actividades
  • Comer demasiada poca fibra
  • No beber líquidos suficientes
  • Tomar demasiada leche de vaca o, en ocasiones poco frecuentes, una intolerancia a la leche de vaca; de todas maneras, los resultados de los estudios son contradictorios en estos temas

Problemas emocionales

El estrés emocional puede ocasionar encopresis. Un niño puede tener estrés por las siguientes causas:

  • Proceso de aprender a ir al baño prematuro, difícil o conflictivo
  • Cambios en la vida del niño, tales como cambios nutricionales, dejar los pañales, comenzar la escuela o cambios en los horarios
  • Motivos emocionales que generan estrés, por ejemplo, el divorcio de los padres o el nacimiento de un hermano

Factores de riesgo

La encopresis es más frecuente en los niños. Los siguientes factores de riesgo pueden extender las posibilidades de padecer encopresis:

  • Tomar medicamentos que pueden provocar estreñimiento, como los antitusivos
  • Trastorno por déficit de atención con hiperactividad
  • Trastorno del espectro autista
  • Ansiedad o depresión

Complicaciones

Un niño que padece encopresis puede experimentar varias emociones, entre ellas, vergüenza, frustración, culpa e ira. Si tu hijo es objeto de burlas por parte de sus amigos o es criticado o castigado por los adultos, puede sentirse deprimido o tener autoestima baja.

Prevención

A continuación, presentamos algunas estrategias que pueden ayudar a evitar la encopresis y sus complicaciones.

Evita el estreñimiento

Ayuda a tu hijo a evitar el estreñimiento con una dieta equilibrada con alto contenido de fibra y alentándolo a que tome abundante agua.

Infórmate sobre técnicas eficaces para enseñarle a usar el inodoro

Obtén información sobre técnicas eficaces para enseñarle a usar el inodoro. Evita empezar demasiado temprano o forzarlo demasiado con los métodos. Espera a que tu hijo esté preparado y, luego, usa reforzamiento positivo y apoyo para ayudarlo a avanzar. Consulta con tu médico sobre recursos para enseñar a usar el inodoro.

Obtén tratamiento temprano para la encopresis

El tratamiento temprano, que incluye las recomendaciones del médico o profesional de salud mental de tu hijo, puede ayudar a evitar el impacto social y emocional de la encopresis. Las visitas de seguimiento periódicas al médico pueden ayudar a identificar problemas actuales o recurrentes para poder hacer cambios en el tratamiento según sea necesario.