Aproximadamente, hasta 20 de cada 1000 embarazos son ectópicos. Existen diversos factores asociados con el embarazo ectópico, entre ellos:

  • Un embarazo ectópico anterior. Si has tenido un embarazo ectópico, eres más propensa a tener otro.
  • Inflamación o infección. La inflamación de las trompas de Falopio (salpingitis) o una infección en el útero, las trompas de Falopio o los ovarios (enfermedad inflamatoria pélvica) aumentan los riesgos de sufrir un embarazo ectópico. Con frecuencia, estas infecciones se producen por gonorrea o clamidia.
  • Problemas de fecundidad. Algunas investigaciones sugieren una asociación entre las dificultades de fecundidad, así como el uso de medicamentos para la fecundidad, y el embarazo ectópico.
  • Preocupaciones estructurales. Es más probable que sufras un embarazo ectópico si tienes trompas de Falopio con formas inusuales o si estas están dañadas, posiblemente por una cirugía. Incluso, la cirugía para reconstruir las trompas de Falopio puede aumentar el riesgo de sufrir un embarazo ectópico.
  • Elección del método anticonceptivo. Es poco probable que quedes embarazada cuando usas un dispositivo intrauterino (DIU). No obstante, si quedas embarazada, lo más probable es que el embarazo sea ectópico. Lo mismo ocurre con los embarazos después de una ligadura de trompas, que es un método anticonceptivo permanente que consiste en «atarte las trompas». Aunque el embarazo después de una ligadura de trompas es poco frecuente, si sucede, lo más probable es que sea ectópico.
  • Tabaquismo. Fumar cigarrillos justo antes de quedar embarazada puede aumentar el riesgo de tener un embarazo ectópico. Y cuanto más fumas, mayor es el riesgo.
Jan. 20, 2015