La dificultad para tragar puede generar lo siguiente:

  • Desnutrición, pérdida de peso y deshidratación. La disfagia puede dificultar la ingesta adecuada de alimentos y fluidos.
  • Problemas respiratorios. Los alimentos o líquidos que entran a las vías respiratorias cuando intentas tragar pueden causar problemas respiratorios, como neumonía o infecciones de las vías respiratorias superiores.
Oct. 15, 2014