Las personas que padecen hiperostosis esquelética idiopática difusa corren riesgo de sufrir ciertas complicaciones, como las siguientes:

  • Discapacidad. La pérdida de la amplitud de movimiento en la articulación afectada puede dificultar el uso de esa articulación. Por ejemplo, la hiperostosis esquelética idiopática difusa en el hombro puede dificultar el uso del brazo.
  • Dificultad para tragar. Los osteofitos en el cuello pueden ejercer presión en el esófago. La presión que ejercen los osteofitos también puede provocar voz ronca o apnea del sueño, un trastorno del sueño en el cual la respiración se suspende repetidamente. En raras ocasiones, puede convertirse en un problema grave y hacer que sea necesaria una cirugía para eliminar los osteofitos.
  • Fractura de columna. La hiperostosis esquelética idiopática difusa puede aumentar el riesgo de que se fracturen los huesos de la columna vertebral, en especial, si tienes una enfermedad de moderada a grave. Incluso las lesiones leves pueden producir fracturas. Es posible que necesites cirugía para reparar las fracturas.
Sept. 16, 2015