Hay mucho que puedes hacer para prevenir la cetoacidosis diabética y otras complicaciones de la diabetes.

  • Comprométete a controlar la diabetes. Haz que la alimentación saludable y la actividad física formen parte de tu rutina diaria. Toma medicamentos orales para la diabetes o insulina según las indicaciones.
  • Controla el nivel de azúcar en sangre. Es posible que tengas que comprobar y registrar el nivel de azúcar en sangre al menos tres o cuatro veces al día y con más frecuencia si estás enfermo o estresado. Un control minucioso es la única forma de asegurarte de que tu nivel de azúcar en sangre permanezca dentro de los límites deseados.
  • Ajusta la dosis de insulina según sea necesario. Habla con el médico o el educador en diabetes sobre cómo ajustar la dosis de insulina en relación con el nivel de azúcar en sangre, lo que comes, lo activo que eres, si estás enfermo y otros factores. Si el nivel de azúcar en sangre comienza a aumentar, sigue el plan de tratamiento para la diabetes para volver al nivel de azúcar en sangre a su nivel objetivo.
  • Comprueba el nivel de cuerpos cetónicos. Cuando estés enfermo o estresado, analiza la orina por si posee un exceso de cuerpos cetónicos utilizando un kit de análisis de cetonas en la orina de venta libre. Si el nivel de cuerpos cetónicos es moderado o alto, comunícate con el médico de inmediato o busca atención de urgencia. Si tienes bajos niveles de cuerpos cetónicos, es posible que necesites tomar más insulina.
  • Prepárate para reaccionar con rapidez. Si sospechas que tienes cetoacidosis diabética —el nivel de azúcar en sangre es alto y tienes un exceso de cuerpos cetónicos en la orina— busca atención de urgencia.

Las complicaciones de la diabetes son alarmantes. Pero no dejes que el miedo te impida cuidarte bien. Sigue cuidadosamente el plan de tratamiento para la diabetes y pide ayuda al equipo de tratamiento de la diabetes cuando la necesites.

Aug. 21, 2015