Cuidado con lo que bebes

Evita las bebidas con alto contenido en calorías

El refresco azucarado puede añadir cientos de calorías a tu comida, especialmente si el restaurante ofrece volver a llenar tu bebida gratis. Los batidos y las bebidas con helados pueden tener más calorías aún, así como grasa saturada. En lugar de estas bebidas, pide agua, té helado sin edulcorar, agua mineral o refresco de dieta.

El alcohol y la diabetes

Si tu diabetes está bajo control y tu doctor está de acuerdo, una bebida alcohólica ocasional con la comida está bien. Pero el alcohol añade calorías vacías a las comidas.

Si decides beber alcohol

Si vas a beber alcohol, escoge opciones con menos calorías y carbohidratos como:

  • Cerveza light
  • Vinos secos
  • Bebidas combinadas con refrescos sin azúcar, como refresco dietéticos, agua tónica, agua carbonatada o agua mineral

Limita el alcohol a una bebida diaria para las mujeres de todas las edades y para los hombres mayores de 65 años, y dos para los hombres menores de 65.

Come con puntualidad

Comer a la misma hora cada día puede ayudarte a mantener los niveles de azúcar en sangre constantes, especialmente si tomas pastillas para la diabetes o insulina. Si vas a comer fuera con otras personas, sigue estos consejos:

  • Programa el encuentro a tu hora normal para comer.
  • Para evitar la espera de una mesa, haz una reservación o intenta evitar horas en las que el restaurante esté más concurrido.
  • Si no puedes evitar comer más tarde de lo normal, come una fruta o una porción de almidón, y elimínala de tu próxima cena.

Deja espacio para el postre

Cuando tienes diabetes, el postre no está necesariamente fuera del menú. Los dulces cuentan como carbohidratos en tu plan alimenticio. Si quieres un postre que no sea fruta, añádelo a tu comida y compensa reduciendo la cantidad de otros carbohidratos, como pan, tortillas, arroz, leche o papas.

Recuerda las normas básicas

Comas en casa o fuera de ella, ten en mente los principios de la nutrición para la diabetes:

  • Come una variedad de alimentos saludables.
  • Limita la cantidad de grasa y sal en tu dieta.
  • Ten en cuenta el tamaño de las porciones.
  • Sobre todo, sigue las guías de nutrición establecidas por tu doctor o dietista.

Al trabajar junto con el doctor o el dietista, puedes disfrutar comiendo fuera de casa sin poner en riesgo tu plan alimenticio.

Oct. 14, 2016 See more In-depth