Nutrición para la diabetes — Haz que las comidas en restaurantes sean una parte saludable de tu plan de comidas para diabetes.

Escrito por personal de Mayo Clinic

Si tienes diabetes, ahora es más fácil comer afuera y continuar con tu plan de nutrición. Muchos restaurantes ofrecen alternativas saludables. Y puedes planear lo que vas a pedir mirando los menús por Internet. Algunos menús ofrecen información sobre nutrición.

Al usar esta fuente de información, pedir porciones moderadas y hacer elecciones acertadas pueden ayudarte a hacer de las comidas de los restaurantes una parte de tu plan general para la nutrición para la diabetes.

Las porciones grandes son comunes en muchos restaurantes, probablemente el doble o más de lo que normalmente comes. Intenta comer las mismas porciones que comerías si estuvieras en casa, de esta manera:

  • Escoge la porción más pequeña si el restaurante ofrece opciones, por ejemplo, un platillo de tamaño almuerzo
  • Comparte la comida con una o dos de las personas que te acompañan
  • Pide un recipiente para llevarte a casa parte de la comida
  • Haz una comida de una ensalada o sopa y de una botana

Evitar cualquier buffet que ofrece “todo lo que puedas comer”. Puede ser difícil resistirse a comer de más con tantas opciones. Incluso una pequeña cantidad de muchos alimentos en el plato puede añadir un gran número de calorías.

No te conformes con lo que viene con tu sándwich o tu comida. Por ejemplo:

  • En lugar de papas fritas, escoge una ensalada como acompañamiento o doble ración de una verdura, que son mejores para tu diabetes.
  • Usa un aderezo sin grasa o bajo en grasa en lugar de una variedad regular, o prueba a exprimir un limón, o poner vinagre con sabor o salsa en tu ensalada.
  • Pide salsa o pico de gallo, una salsa que no se cocina, con tu burrito en lugar de queso molido y crema agria.
  • En un sándwich, cambia los aderezos de la casa o las salsas cremosas por ketchup, mostaza, salsa de rábano picante o rodajas de tomate fresco.

Considera que los extras, como los trocitos de tocino o de pan frito, los quesos y otros ingredientes extras pueden sabotear los objetivos de la nutrición para la diabetes al aumentar rápidamente la suma de calorías y carbohidratos de una comida.

Incluso las adiciones más sanas — como el aderezo de ensalada sin grasa, la salsa barbacoa y la mayonesa sin grasa — tienen calorías. Pero puedes disfrutar de porciones pequeñas de estos ingredientes sin tener que ajustar el plan alimenticio. Pídelos aparte para controlar la cantidad que comerás.

En algunos restaurantes, la mejor manera de que te sirvan lo que tú quieres es llamar por teléfono con anticipación y preguntar si la comida se puede preparar con menos sal, grasa, o azúcar. Mirar el menú por Internet, si puedes hacerlo, es una buena manera de prepararte antes de pedir tu comida.

Considera cómo está preparada la comida. En lugar de alimentos empanizados o fritos, pide que tu comida sea:

  • Asada
  • Rostizada
  • Preparada a la parrilla
  • Preparada al vapor

Pídele al camarero que no traiga pan ni chips a la mesa si no están incluidos en tu plan de comidas.

Pregunta si el chef puede usar:

  • Claras de huevo o sustitutos del huevo bajos en colesterol
  • Pan integral/li>
  • Pollo sin piel
  • Menos aceite, mantequilla o queso

Si pides pizza, pide una masa fina y muchas verduras. Si tu plan indica poca sal, pide que no se añada ni sal ni glutamato monosódico a tu comida.

No tegas vergüenza de pedir opciones más sanas o sustituciones. Simplemente haces lo que hace falta para seguir comprometido con tu plan alimenticio y la mayoría de los restaurantes quieren que sus clientes estén contentos.

Evita las bebidas con alto contenido en calorías

El refresco azucarado puede añadir cientos de calorías a tu comida, especialmente si el restaurante ofrece volver a llenar tu bebida gratis. Los batidos y las bebidas con helados pueden tener más calorías aún, así como grasa saturada. En lugar de estas bebidas, pide agua, té helado sin edulcorar, agua mineral o refresco de dieta.

El alcohol y la diabetes

Si tu diabetes está bajo control y tu doctor está de acuerdo, una bebida alcohólica ocasional con la comida está bien. Pero el alcohol añade calorías vacías a las comidas.

Si decides beber alcohol

Si vas a beber alcohol, escoge opciones con menos calorías y carbohidratos como:

  • Cerveza light
  • Vinos secos
  • Bebidas combinadas con refrescos sin azúcar, como refresco dietéticos, agua tónica, agua carbonatada o agua mineral

Limita el alcohol a una bebida diaria para las mujeres de todas las edades y para los hombres mayores de 65 años, y dos para los hombres menores de 65.

Comer a la misma hora cada día puede ayudarte a mantener los niveles de azúcar en sangre constantes, especialmente si tomas pastillas para la diabetes o insulina. Si vas a comer fuera con otras personas, sigue estos consejos:

  • Programa el encuentro a tu hora normal para comer.
  • Para evitar la espera de una mesa, haz una reservación o intenta evitar horas en las que el restaurante esté más concurrido.
  • Si no puedes evitar comer más tarde de lo normal, come una fruta o una porción de almidón, y elimínala de tu próxima cena.

Cuando tienes diabetes, el postre no está necesariamente fuera del menú. Los dulces cuentan como carbohidratos en tu plan alimenticio. Si quieres un postre que no sea fruta, añádelo a tu comida y compensa reduciendo la cantidad de otros carbohidratos, como pan, tortillas, arroz, leche o papas.

Comas en casa o fuera de ella, ten en mente los principios de la nutrición para la diabetes:

  • Come una variedad de alimentos saludables.
  • Limita la cantidad de grasa y sal en tu dieta.
  • Ten en cuenta el tamaño de las porciones.
  • Sobre todo, sigue las guías de nutrición establecidas por tu doctor o dietista.

Al trabajar junto con el doctor o el dietista, puedes disfrutar comiendo fuera de casa sin poner en riesgo tu plan alimenticio.

Oct. 14, 2016