La dieta para diabéticos se centra en alimentos saludables, pero los dulces no están necesariamente prohibidos. Esta es la manera de incorporar dulces a tu plan de comidas.

Escrito por personal de Mayo Clinic

La dieta para diabéticos se centra en alimentos saludables. Pero puedes comer dulces de vez en cuando sin sentir culpa y sin que interfieran significativamente en tu control del azúcar en sangre. La clave en la dieta para diabéticos es la moderación.

Durante muchos años, a las personas con diabetes se les advirtió evitar los dulces. Pero el conocimiento de los investigadores acerca de la nutrición para diabéticos ha cambiado.

  • Lo importante es el total de hidratos de carbono. En un momento se creía que la miel, los caramelos y otros dulces aumentaban el nivel de azúcar en sangre más rápido y en mayor grado que las frutas, los vegetales o los alimentos ricos en almidón, como las papas, las pastas o el pan integral. Pero esto no es cierto, siempre que los dulces se coman en una comida y se equilibren con otros alimentos de tu plan de comidas.

    Si bien los distintos tipos de hidratos de carbono influyen en el nivel de azúcar en sangre de diferentes maneras, lo que realmente importa es la cantidad total de hidratos de carbono.

  • Pero no te excedas con las calorías vacías. Por supuesto, sigue siendo mejor que los dulces sean solo una pequeña parte de tu alimentación. Los caramelos, las galletas y otros dulces tienen pocas vitaminas y minerales, y suelen contener muchas grasas y calorías. Al comer dulces, ingieres más calorías vacías (calorías que no tienen nutrientes esenciales).

Los dulces se cuentan como hidratos de carbono en tu plan de comidas. El truco es sustituir pequeñas porciones de dulces por otros hidratos de carbono, como panes, tortillas, arroz, galletas, cereales, frutas, jugos, leche, yogur o papas en tus comidas. Tienes dos opciones para dejar espacio para los dulces como parte de una comida:

  • Reemplazar algunos de los hidratos de carbono de tu comida por un dulce.
  • Intercambiar un alimento de alto contenido de hidratos de carbono de tu comida por otro con menos hidratos de carbono y comer el resto de hidratos de carbono de tu plan de comidas en un dulce.

Supongamos que tu cena es una pechuga de pollo asada, una papa mediana, una rebanada de pan integral, una ensalada de vegetales y una fruta fresca. Si quieres comer una pequeña magdalena glaseada después de tu comida, busca maneras de mantener el recuento total de hidratos de carbono de la comida.

Tal vez podrías cambiar tu porción de pan y fruta por la magdalena. O bien, reemplazar la papa por un vegetal de bajo contenido de hidratos de carbono, como el brócoli, para poder comer la magdalena pequeña.

Para mantener el recuento total de hidratos de carbono al realizar intercambios, lee las etiquetas de los alimentos para revisar el recuento total de hidratos de carbono. Este recuento comprende el almidón, la fibra, el azúcar y los alcoholes de azúcar (un tipo de endulzante reducido en calorías), y te indica cuántos hidratos de carbono hay en una porción. Si tienes preguntas, consulta con tu dietista.

Los sustitutos del azúcar pueden proporcionar la dulzura del azúcar sin las calorías no deseadas. Utilizarlos en lugar del azúcar puede ayudarte a reducir calorías y seguir un plan de comidas saludable.

Endulzantes artificiales

Algunos ejemplos de endulzantes artificiales son:

  1. Acesulfame potásico (Sunett, Sweet One)
  2. Aspartame (Equal, NutraSweet)
  3. Sacarina (SugarTwin, Sweet'N Low)
  4. Sucralosa (Splenda)

Sin embargo, ten en cuenta que tienes que considerar las calorías y los hidratos de carbono en los alimentos horneados y otros productos hechos con endulzantes artificiales, ya que pueden influir en tu nivel de azúcar en sangre.

Alcoholes de azúcar

Otro tipo de endulzante reducido en calorías es el alcohol de azúcar. Los alcoholes de azúcar se suelen utilizar en los caramelos, las gomas de mascar y los postres sin azúcar. Revisa las etiquetas de los productos y busca las palabras «isomaltosa», «maltitol», «manitol», «sorbitol» y «xilitol».

Los alimentos que contienen alcoholes de azúcar tienen menos calorías, o ninguna, e influyen menos en el nivel de azúcar en sangre que otros hidratos de carbono. Sin embargo, los alimentos que contienen alcoholes de azúcar, al igual que los que tienen otros endulzantes artificiales, pueden contener muchas calorías, hidratos de carbono y grasas, por lo tanto, tienes que leer las etiquetas detenidamente. Además, a algunas personas los alcoholes de azúcar les pueden provocar diarrea.

Endulzantes naturales

Los endulzantes naturales, como la stevia (Truvia, PureVia) y la miel de agave, son otras opciones para endulzar. Ten en cuenta que la proporción azúcar-endulzante es diferente para cada producto, por lo tanto, tal vez debas experimentar hasta encontrar el sabor que te guste.

Además, la miel de agave contiene calorías e hidratos de carbono, así que no la uses como ayuda para bajar de peso. Pero como tiene un índice glucémico inferior al del azúcar, no afectará tu nivel de glucosa tanto como el azúcar.

La dieta para diabéticos no tiene por qué implicar eliminar los dulces. Si tienes antojos de dulces, pídele a un dietista matriculado que te ayude a incorporar tus golosinas favoritas a tu plan de comidas. Un dietista también te puede ayudar a reducir la cantidad de azúcar y grasa de tus recetas favoritas. La clave es la moderación.

No te sorprendas si tus gustos cambian a medida que adoptas hábitos alimentarios más saludables. Los alimentos que te encantaban podrían parecerte demasiado dulces y los sustitutos saludables, como manzanas horneadas y piña asada, podrían convertirse en tus nuevos favoritos.

Oct. 14, 2016