Medir el nivel de glucosa es una parte importante para el cuidado de la diabetes. Infórmate sobre cuándo medir tu nivel de azúcar en la sangre, cómo usar el medidor y más.

Escrito por personal de Mayo Clinic

Si tienes diabetes, medir tu azúcar en sangre (glucosa) por ti mismo puede constituir una herramienta importante en el manejo de tu plan de tratamiento y prevenir complicaciones de diabetes a largo plazo. Puedes medir tus niveles de azúcar en sangre en casa con un dispositivo electrónico portátil (glucómetro) que mide el nivel de azúcar en una gota de tu sangre.

Medir la glucosa — o automonitorear la glucosa en la sangre — proporciona información útil para manejar la diabetes. Puede ayudarte a:

  • Juzgar qué tan bien estás alcanzando los objetivos generales del tratamiento
  • Comprender cómo la dieta y el ejercicio afectan los niveles de azúcar en la sangre
  • Comprender cómo otros factores, tales como enfermedades, estrés, afectan los niveles de azúcar en la sangre
  • Monitorear el efecto de los medicamentos para la diabetes sobre los niveles de glucosa
  • Identificar los niveles de glucosa que son altos o bajos

Tu médico te informará qué tan seguido debes revisar tu nivel de azúcar en la sangre. En general, la frecuencia de la prueba depende del tipo de diabetes que tienes y tu plan de tratamiento.

  • Diabetes tipo 1. Tu médico puede recomendarte verificar tu azúcar en la sangre de cuatro a ocho veces al día si tienes diabetes tipo 1. Puedes necesitar hacerte la prueba antes de las comidas o refrigerios, antes y después de hacer ejercicio, antes de ir a la cama y en ocasiones durante la noche. Es probable que también necesites verificar tu nivel de azúcar en la sangre más seguido si estás enfermo, cambias tu rutina diaria o empiezas a tomar un nuevo medicamento.
  • Diabetes tipo 2. Si usas insulina para controlar la diabetes tipo 2, tu médico puede recomendarte revisar el azúcar en la sangre dos o más veces al día, dependiendo del tipo y cantidad de insulina que necesites. Generalmente se recomienda realizar la prueba antes de las comidas, y a veces antes de ir a dormir. Si manejas la diabetes tipo 2 con medicamentos distintos a la insulina insulina o con dieta y ejercicio solos, quizá no necesites verificar tu azúcar en la sangre todos los días.

Tu médico establecerá los resultados deseados de la prueba de azúcar en la sangre basado en varios factores, incluyendo:

  • Tipo y gravedad de la diabetes
  • Edad
  • Por cuánto tiempo has tenido diabetes
  • Estado de embarazo
  • La presencia de complicaciones de la diabetes
  • Salud en general y la presencia de otros trastornos médicos

Para muchas personas con diabetes, Mayo Clinic recomienda niveles deseados de azúcar en la sangre que estén:

  • Entre 80 y 120 miligramos por decilitro (mg/dL) para personas menores de 59 años y que no tengan trastornos médicos subyacentes
  • Entre 100 y 140 mg/dL para personas mayores de 60 años o que padezcan otros trastornos médicos como enfermedad del corazón, pulmones o riñones

Las pruebas de azúcar en sangre requieren el uso de un pequeño dispositivo electrónico llamado glucómetro. El medidor lee la cantidad de azúcar en una pequeña muestra de sangre, que normalmente sale de la punta de tu dedo y que colocas en una tira reactiva desechable. Tu médico o educador en diabetes te puede recomendar un dispositivo adecuado para ti.

Tu médico o educador en diabetes también puede ayudarte a aprender a usar el glucómetro.

Sigue las instrucciones que vienen junto con tu glucómetro. En general, así es como funciona el proceso:

  1. Lava y seca muy bien tus manos.
  2. Inserta una tira reactiva en el glucómetro.
  3. Pincha un lado de la punta de tu dedo con la aguja (lanceta) que viene junto con tu kit de prueba.
  4. Suavemente aprieta o masajea tu dedo hasta que se forme una gota de sangre.
  5. Toca y presiona el borde de la tira reactiva con la gota de sangre.
  6. Después de unos segundos, el glucómetro mostrará en una pantalla tu nivel de glucosa en sangre.

En caso de que tu glucómetro mida la sangre que salga de un sitio alterno como el antebrazo o la palma de la mano, es importante entender que probablemente estas lecturas no sean tan precisas como las lecturas de la punta del dedo; en especial después de una comida o durante el ejercicio cuando los niveles de glucosa cambian con mayor frecuencia.

Cada vez que te midas el azúcar en la sangre, registra los resultados. Registra la fecha y hora, los resultados de la prueba, el medicamento y la dosis, así como la información sobre la dieta y ejercicio. Lleva contigo el registro de los resultados a todas las consultas con tu médico. Habla con tu médico sobre lo que puedes hacer y cuándo llamar en caso de que tus resultados no se encuentren dentro del rango normal de tus metas.

Los medidores de glucosa sanguínea necesitan ser usados y mantenidos correctamente. Sigue estos consejos para asegurar el uso correcto:

  • Utiliza el manual de usuario para tu dispositivo— los procedimientos pueden variar de un dispositivo a otro.
  • Utiliza el tamaño de muestra de sangre como se indica en el manual.
  • Sólo utiliza las tiras reactivas designadas para tu medidor.
  • Guarda las tiras reactivas como se indica.
  • No utilices tiras reactivas caducadas.
  • Limpia el dispositivo y realiza la prueba de control de calidad como se indica.
  • Lleva el medidor a las consultas con tu médico para hacer cualquier pregunta y para mostrar cómo utilizas tu medidor.
Dec. 20, 2014