Depresión y ansiedad: El ejercicio alivia los síntomas

Los síntomas de la depresión a menudo mejoran con el ejercicio. Estos son algunos consejos realistas para ayudarte a comenzar y mantenerte motivado.Escrito por personal de Mayo Clinic

Cuando tienes ansiedad o depresión, el ejercicio parece ser lo último que quieres hacer. Pero una vez que te motivas, el ejercicio puede hacer una gran diferencia.

El ejercicio ayuda a prevenir y mejorar varios problemas de salud, incluyendo la presión arterial alta, la diabetes y la artritis. Las investigaciones sobre la ansiedad, la depresión y el ejercicio demuestran que los beneficios psicológicos y físicos del ejercicio también pueden ayudar a reducir la ansiedad y a mejorar el estado de ánimo.

La relación entre la ansiedad, la depresión y el ejercicio no es por completo clara — pero hacer ejercicio y otras formas de actividad física definitivamente pueden aliviar los síntomas de la ansiedad o la depresión, y hacerte sentir mejor. El ejercicio también puede ayudar a evitar que la ansiedad y la depresión regresen una vez que te sientas mejor.

¿Cómo ayuda el ejercicio a combatir la depresión y la ansiedad?

El ejercicio con regularidad probablemente ayuda a disminuir la depresión de varias maneras, que incluyen:

  • La liberación de sustancias químicas en el cerebro que ayudan a sentirse bien que pueden disminuir la depresión (neurotransmisores, endorfinas y endocanabinoides)
  • La reducción de sustancias químicas en el sistema inmunológico que pueden empeorar la depresión
  • El incremento de la temperatura corporal, que puede tener efectos calmantes

Ejercitarse con regularidad también tiene muchos beneficios emocionales y psicológicos. Puede ayudarte a:

  • Ganar confianza. Cumplir objetivos de ejercicio o desafíos, incluso los pequeños, pueden reforzar la lconfianza en ti mismo. Estar en forma también puede hacerte sentir mejor sobre tu apariencia.
  • Quítate las preocupaciones. El ejercicio es una distracción que puede conseguir que te alejes del ciclo de pensamientos negativos que alimenta la ansiedad y la depresión.
  • Obtén más interacción social. El ejercicio y la actividad física pueden darte la oportunidad de socializar o conocer a otras personas. Simplemente con intercambiar una sonrisa amable o saludar mientras caminas alrededor de tu vecindario puede ayudar a tu estado de ánimo.
  • Afronta de una manera saludable. Hacer algo positivo para controlar la ansiedad o la depresión es una estrategia saludable de afrontamiento. Tratar de sentirse mejor al beber alcohol, insistir en qué tan mal te sientes o esperar que la ansiedad o la depresión desaparezcan por sí mismas puede llevar a que los síntomas empeoren.

¿El programa de ejercicio estructurado es la única opción?

Algunas investigaciones muestran que la actividad física, como caminar de forma regular — y no sólo los programas de ejercicio formales — pueden ayudar a mejorar el estado de ánimo. La actividad física y el ejercicio no son la misma cosa, pero ambos son beneficiosos para tu salud.

  • La actividad física es cualquier actividad en la que se contraen los músculos y se consume energía y puede incluir las actividades del trabajo u hogar o de ocio.
  • El ejercicio es un movimiento corporal repetitivo, estructurado y planeado que se realiza para mantener o mejorar el estado físico.

La palabra "ejercicio" puede hacerte pensar en correr alrededor del gimnasio. Sin embargo, el ejercicio incluye una amplia gama de actividades que refuerzan tu nivel de actividad para ayudarte a sentirte mejor.

Definitivamente, correr, levantar pesas, jugar básquetbol y otras actividades físicas que hagan bombear al corazón te pueden ayudar. Pero también lo hacen las actividades como la jardinería, lavar el coche, caminar alrededor de la manzana o participar en otras actividades menos intensas. Cualquier actividad física que te haga levantarte del sillón y moverte puede ayudarte a mejorar tu estado de ánimo.

No tienes que hacer todo el ejercicio u otra actividad física a la vez. Amplia tu opinión sobre el ejercicio y busca formas de agregar pequeñas cantidades de actividad física durante tu día. Por ejemplo, usa las escaleras en vez del elevador. Estaciónate un poco más lejos de tu trabajo para tomar una pequeña caminata. O si vives cerca de tu trabajo, considera ir en bicicleta.

Oct. 10, 2014 See more In-depth