Descripción general

La caspa es una afección crónica y frecuente del cuero cabelludo caracterizada por una descamación de la piel del cuero cabelludo. La caspa no es contagiosa ni grave. Aunque puede ser embarazosa y, a veces, difícil de tratar.

Las buenas noticias son que la caspa generalmente se puede controlar. Puede que los casos leves de caspa no necesiten más que un champú diario con un producto suave. Los casos de caspa más resistentes frecuentemente responden a champús medicinales.

Síntomas

En el caso de la mayoría de los adolescentes y los adultos, es sencillo detectar los síntomas de la caspa: hojuelas blancas con aspecto grasoso de piel muerta que se esparcen en el cabello y los hombros, y posiblemente, picazón y descamación en el cuero cabelludo. Es posible que la afección empeore durante el otoño y el invierno, cuando la calefacción de los espacios interiores puede contribuir al resecamiento de la piel, y mejore en el verano.

Un tipo de caspa llamado costra láctea puede afectar a los bebés. Este trastorno, que provoca descamación y costras en el cuero cabelludo, es más frecuente en recién nacidos, pero puede tener lugar en cualquier momento de la infancia. A pesar de que puede ser alarmante para los padres, la costra láctea no es peligrosa y, normalmente, desaparece por sí sola.

Cuándo consultar con el médico

En la mayoría de los casos de caspa no es necesario recibir atención médica. Sin embargo, si los champús para la caspa de venta libre no son útiles o si el cuero cabelludo se enrojece o se inflama, consulta con tu médico o con un médico que se especialice en afecciones de la piel (dermatólogo). Puedes tener dermatitis seborreica u otra afección que se asemeje a la caspa.

Causas

La caspa puede tener distintas causas, entre las que se pueden incluir las siguientes:

  • Piel irritada y grasosa (dermatitis seborreica). Esta afección, que es una de las causas más frecuentes de la caspa, se destaca por la piel enrojecida y grasosa cubierta con escamas blancas o amarillas. La dermatitis seborreica puede afectar el cuero cabelludo y otras áreas con abundantes glándulas sebáceas, como las cejas, los lados de la nariz y la parte posterior de las orejas, el esternón, el área de la ingle y, a veces, las axilas.
  • No lavarse con champú con la frecuencia suficiente. Si no te lavas regularmente el cabello, la grasa y las células cutáneas del cuero cabelludo se pueden acumular, produciendo caspa.
  • Un hongo tipo levadura (malassezia). El hongo malassezia vive en la mayoría de los cueros cabelludos de las personas adultas. Sin embargo, en algunos casos, irrita el cuero cabelludo y puede hacer que crezcan más células cutáneas.

    Las células cutáneas adicionales se mueren y caen sobre el cabello y la ropa, con apariencia de escamas blancas. Se desconoce el motivo por el que el malassezia irrita solamente a algunos cueros cabelludos.

  • Piel seca. Las hojuelas de la piel seca suelen ser más pequeñas y menos grasosas que otras que producen caspa. Además, no es probable que haya enrojecimiento o inflamación. Es probable que tengas piel seca en otras áreas del cuerpo también, como las piernas y los brazos.
  • Sensibilidad a los productos para el cuidado del cabello (dermatitis de contacto). En ocasiones, la sensibilidad a ciertos ingredientes de los productos para el cuidado del cabello o tintes de cabello pueden producir el enrojecimiento del cuero cabelludo, además de picazón y descamación.

Factores de riesgo

La mayoría de las personas pueden tener caspa, pero ciertos factores pueden hacerte más susceptible a ella:

  • Edad. Generalmente, la caspa comienza en la adultez temprana y continúa durante la mediana edad. Eso no significa que los adultos mayores no tengan caspa. En el caso de algunas personas, este problema puede durar toda la vida.
  • Ser varón. Dado que la proporción de varones que tienen caspa es mayor que la de las mujeres, algunos investigadores piensan que las hormonas tienen un papel importante.
  • Cabello y cuero cabelludo grasos. Los hongos malassezia se alimentan de la grasa del cuero cabelludo. Por esa razón, tener una piel y un cabello excesivamente grasos te hacen más propenso a la caspa.
  • Ciertas enfermedades. Por razones que no están claras, los adultos con enfermedades neurológicas, como la enfermedad de Parkinson, son más propensos a desarrollar dermatitis seborreica y caspa. Lo mismo sucede con las personas con infección por VIH o con aquellos que presentan sistemas inmunitarios comprometidos a causa de otras afecciones.
July 14, 2016
References
  1. Borda LJ, et al. Seborrheic dermatitis and dandruff: A comprehensive review (Dermatitis seborreica y caspas: revisión integral). Journal of Clinical and Investigative Dermatology (Revista de Dermatología Clínica y de Investigación). 2015;3:1.
  2. Dandruff: How to treat (Caspas: tratamiento). Academia Americana de Dermatología (American Academy of Dermatology). https://www.aad.org/public/skin-hair-nails/hair-care/how-to-treat-dandruff. Último acceso: 13 de junio de 2016.
  3. Bacon RA. Assessing therapeutic effectiveness of scalp treatments for dandruff and seborrheic dermatitis, part 1: A reliable and relevant method based on the adherent scalp flaking score (ASFS) (Evaluación de la eficacia terapéutica de tratamientos para el cuero cabelludo para las caspas y la dermatitis seborreica, parte 1: un método confiable y relevante sobre la base del puntaje de descamación adherida al cuero cabelludo. Journal of Dermatological Treatment (Revista de Tratamiento Dermatológico). 2014; 25:232.
  4. Weston WL, et al. Overview of dermatitis (Descripción general de la dermatitis). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 13 de junio de 2016.
  5. Papadakis MA, et al., eds. Dermatologic disorders (Trastornos dermatológicos). En: Current Medical Diagnosis & Treatment 2015 (Diagnósticos y tratamientos médicos actualizados 2015). 54.ª ed. Nueva York, N.Y.: The McGraw-Hill Companies; 2015. http://www.accessmedicine.com. Último acceso: 13 de junio de 2016.
  6. Dandruff (Caspas). American Osteopathic College of Dermatology (Colegio Estadounidense de Dermatología Osteopática). http://www.aocd.org/page/Dandruff. Último acceso: 14 de junio de 2016.
  7. Sasseville D. Seborrheic dermatitis in adolescents and adults (Dermatitis seborreica en adolescentes y adultos). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 14 de junio de 2016.
  8. Contact dermatitis (Dermatitis de contacto). American College of Allergy, Asthma and Immunology (Colegio Estadounidense de Alergia, Asma e Inmunología). http://acaai.org/allergies/types/skin-allergies/contact-dermatitis. Último acceso: 14 de junio de 2016.