Algunas personas son más propensas que otras a padecer de infecciones recurrentes de vejiga o de las vías urinarias. Las mujeres son uno de esos grupos. Una razón clave es su anatomía particular. Las mujeres tienen una uretra más corta, lo que acorta la distancia que deben viajar las bacterias para alcanzar la vejiga.

Las mujeres que presentan un mayor riesgo de infección de las vías urinarias son aquellas que:

  • Son sexualmente activas. Como resultado del coito, las bacterias se pueden impulsar por la uretra.
  • Usan ciertos tipos de anticonceptivos. Las mujeres que usan diafragmas presentan mayor riesgo de una infección de las vías urinarias. Los diafragmas que contienen agentes espermicidas aumentan más el riesgo.
  • Están embarazadas. Los cambios hormonales durante el embarazo pueden aumentar el riesgo de una infección de la vejiga.
  • Han experimentado la menopausia. Los niveles alterados de hormonas en mujeres postmenopáusicas se asocian a menudo con las infecciones del tracto urinario.

Otros factores de riesgo en hombres y mujeres son:

  • Interferencia con el flujo de orina. Esto puede ocurrir en enfermedades como piedras en la vejiga o, en hombres, con el agrandamiento de la próstata.
  • Cambios en el sistema inmunitario. Esto puede ocurrir en algunas enfermedades, como la diabetes, infección por VIH o tratamiento oncológico. Un sistema inmunitario debilitado incrementa el riesgo de infecciones bacterianas y, en algunos casos, infecciones virales de la vejiga.
  • Uso prolongado de una sonda vesical. Estas sondas pueden ser necesarias en personas con enfermedades crónicas o adultos mayores. El uso prolongado puede resultar en un aumento de la vulnerabilidad de infecciones bacterianas y en un daño del tejido vesical.

La cistitis no es frecuente en hombres que no tienen problemas de salud que los predispongan.

March 18, 2015